Vuelve Neymar y Brasil resucita

Vuelve Neymar y Brasil resucita

La espera terminó, Brasil por fin respira. Neymar vuelve a vestir el ’10’ de la seleçao para el clásico ante Argentina la semana que viene por el premundial, después de eternos cuatro partidos suspendido.

El equipo comenzó muy mal el torneo clasificatorio, con derrota merecida ante Chile, y luego hizo ajustes que le permitieron sumar los primeros tres puntos ante Venezuela en casa.

La selección brasileña no convence desde hace mucho antes de que cayera humillada en «su» Mundial-2014 y luego en la Copa América de Chile.

Neymar es el caballito de batalla de la seleçao, listo para echarse el equipo al hombro y luchar solo la victoria. Y su regreso llega en un momento clave: con tres puntos en la clasificación, un triunfo ante una albiceleste sin Lionel Messi es primordial.

«Contra Argentina es siempre una guerra» y el rival «necesita superar el no tener a Messi. Nosotros no tuvimos a Neymar en el arranque y estamos felices de que vuelva. Eso aumenta mucho nuestro potencial», dijo el seleccionador Dunga al convocar al equipo.

Brasil y Argentina se enfrentan el 12 de noviembre en el estadio Monumental de Buenos Aires.

Frustración

Atrás quedó el cabello pintado en corte de mohicano, Neymar dejó de ser ese chico excéntrico y con zapatillas negras manda el mensaje: yo sólo quiero jugar fútbol.

Y es lo que viene haciendo con el Barcelona y de qué manera.

Con Messi en la tribuna recuperándose de una lesión, el ‘menino’ maravilla anotó dos de los tres tantos de la victoria del Barça en la Liga de Campeones el miércoles ante el BATE Borisov.

«Estoy viviendo un gran momento desde la temporada pasada y espero continuar así», se felicitó.

Con el uniforme culé celebró por partida triple la temporada pasada, mientras que con el equipo nacional sólo viene cosechando decepciones.

Y fue lo que se vio aquel 17 de junio en Santiago de Chile frente a Colombia en la Copa América: un Neymar frustrado con la falta de respuesta de sus compañeros, perdidos en el campo.

Gritos y gestos de frustración se apoderaron de la anatomía del capitán, que terminó cayendo en una pelea con Jeison Murillo y Carlos Bacca, que le costó una tarjeta roja, y luego en una acalorada discusión con el árbitro chileno Enrique Osses.

La Conmebol lo sancionó con cuatro partidos, que terminaron el 13 de octubre en el Brasil-Venezuela (3-0) premundialista.

Con todo, la última vez que vistió la camiseta ‘amarelinha’ fue en el segundo tiempo de un amistoso contra Estados Unidos y dictó cátedra con un juego vistoso y efectivo, de múltiples asistencias y dos goles.