Nuevo estudio genético detecta el cáncer de hígado 20 años antes que se desarrolle

El descubrimiento fue realizado por el consorcio internacional Pan-Cancer, integrado por científicos de Inglaterra, Japón y España y se publicó en Nature Communications

Nuevo estudio genético detecta el cáncer de hígado 20 años antes que se desarrolle

Analizando el ADN con una nueva técnica, se podría detectar el cáncer de hígado en un paciente, 20 años antes que se detecte.

La técnica realmente revolucionaria fue desarrollada por un equipo internacional de investigadores. Ellos descubrieron una nueva vía genómica de formación del cáncer de hígado. Este hallazgo ayudará a desarrollar terapias más eficaces e incluso podría anticipar el diagnóstico del tumor dos décadas antes de que aparezca.

El descubrimiento fue realizado por el consorcio internacional Pan-Cancer, integrado por científicos de Inglaterra, Japón y España. Hoy jueves 25 de noviembre se publicó en Nature Communications.

El 4% de la población mundial está infectada por el virus de la hepatitis B (VHB). De ellas, 20% muere a causa de cirrosis o cáncer de hígado. Este es uno de los pocos tumores cuya tasa de mortalidad se prevé que aumente en los próximos 10 años.

El cáncer de hígado y la hepatitis

El cáncer hepático se desarrolla en un hígado infectado por la hepatitis. Como parte de su ciclo natural, el virus (VHB) introduce su propio material genético dentro de las células del hígado humano.

«Eso es lo que le permite seguir produciendo copias de sí mismo y extender la infección. Este proceso, común a muchos otros virus, puede en ocasiones terminar con la integración del ADN de VHB dentro del ADN humano. Igual ocurre cuando añadimos un par de eslabones más a una pulsera que nos aprieta», explica la investigadora española y primera autora del artículo, Eva G. Álvarez.

Sin embargo, aunque estas integraciones del ADN del virus pueden ser perjudiciales, «por sí solas no permitían explicar cómo VHB promueve la formación de tumores”, puntualiza.

El gran descubrimiento

Ahora, los investigadores de Pan-Cancer lograron arrojar un poco de luz a estas incógnitas. Tras estudiar 296 carcinomas de hígado, describieron un nuevo fenómeno que podría estar detrás del inicio y de la progresión de estos tumores.

«Hemos visto que cuando el virus introduce su material genético dentro de las células del hígado, nuestro ADN también genera otro tipo de cambios o alteraciones. Por ejemplo, la unión de distintos cromosomas entre sí o la pérdida de parte de nuestro ADN. En resumen: ganamos ADN viral y perdemos parte del nuestro», explica en declaraciones a Efe la investigadora española y coautora, Paula Otero.

«Algunas de las regiones del ADN que perdemos son las que se corresponden con genes supresores de tumores, los que en condiciones normales hacen que las células no puedan dividirse descontroladamente y evitan el cáncer», por lo tanto, es la ausencia de estos genes, la que podría estimular la formación del tumor, apunta la investigadora.

Cambios muy temprano

Uno de los descubrimientos más sorprendentes ha sido poder demostrar que estos hechos ocurren de manera muy temprana, a veces incluso dos décadas antes de que se diagnostique el tumor.

«Creemos que estos hallazgos podrían facilitar el diagnóstico precoz de la enfermedad y ayudar a desarrollar estrategias terapéuticas más eficaces”, concluye Otero.

Las investigaciones del grupo “Genomas y Enfermedad” intentarán ir un paso más allá y estudiar la integración de VHB en tejidos pre-tumorales. Es decir, en hígados infectados por VHB en los que todavía no se ha desarrollado el tumor.

“Esto nos permitirá ver el momento exacto en el que estos eventos tienen lugar, caracterizarlos y analizar cómo afectan a la estructura del genoma. De esta manera podremos tener una visión global del proceso de desarrollo tumoral desde un punto de vista evolutivo”, concluye la investigadora Eva G. Álvarez.