Maison Natan: la distinguida nueva normalidad

Su director artístico, Edouard Vermeulen creó suntuosos vestidos de una elegancia suprema, en ricos tafetanes de seda de líneas contemporáneas que permiten ir de un compromiso a otro, de un día a otro, de un evento al siguiente, sin preocupaciones de estilismo

Maison Natan: la distinguida nueva normalidad

La próxima temporada de otoño marca el regreso de una normalidad distinguida, racional, práctica y sofisticada. Para la Maison Natan, el director artístico Edouard Vermeulen, arraigado en una impecable trayectoria de alta moda y siempre pendiente de todas las sugerencias y cambios que le piden sus fabulosas clientas y la realidad de la cotidianidad de todas las mujeres, imaginó esta colección no solamente magnífica sino que también representa la elegancia absoluta.

Volúmenes modernos y colores poderosos

La colección para este Otoño/Invierno 2021-22 juega mucho con los volúmenes exagerados y marcando la cintura, así como el juego de transparencias en todo sentido.

Además, utilizamos como siempre materiales eco-responsables aparte de ser fabricados en su totalidad en el taller que posee la Maison en Bruselas.

La unión del arte y el vestir

Con estampados florales para prolongar el verano totalmente pintados a mano, el arte se fusiona con el vestido que se convierte en el lienzo de una nueva era de conciencia en la industria de la moda, filosofía fundamental en la Maison Natan.

Edouard Vermeulen creó suntuosos vestidos/abrigos de una elegancia suprema, realizados en ricos tafetanes de seda de líneas contemporáneas que permiten ir de un compromiso a otro, de un día a otro, de un evento al siguiente, sin preocupaciones de estilismo.

Lea también: El Canto del Turpial se sintió en Mallorca

Se trata de la transversalidad del daywear, la sofisticación de las sedas y las infinitas interpretaciones del lujo cotidiano.

Espectacular fluidez

Para calentar los primeros días de otoño, la Maison Natan juega con piezas básicas confeccionadas en materiales veganos o teñidos con pigmentos vegetales, declinando así en una paleta de colores intensa como el verde profundo, el amarillo solar, el rojo pasión, el azul cielo y el blanco inmaculado, así como en una línea de colores combinados y complementarios en seda y cachemir.

Las siluetas se ciñen a nivel de la cintura o también de espectacular fluidez con hombros marcados. Minichaquetas o tops que se convierten en capas, esta colección conjuga líneas delicadas y materiales innovadores con la esperanza de reencontrar una nueva normalidad.