Lavado de $2.000 millones de Pdvsa para Rafael Ramírez salpica a Morgan Stanley - WSJ

Morgan Stanley, Interactive Brokers LLC y varias empresas de asesoramiento financiero gestionaron cuentas de gran cuantía para el empresario venezolano Luis Mariano Rodríguez Cabello. Este primo de Rafael Ramírez fue acusado por fiscales y un tribunal del principado europeo de Andorra en 2012 de utilizar la Banca Privada D'Andorra, o BPA, para blanquear $2.000 millones supuestamente obtenidos a través de contratos de seguros fraudulentos con PDVSA

Lavado de $2.000 millones de Pdvsa para Rafael Ramírez salpica a Morgan Stanley - WSJ

Las autoridades federales de Estados Unidos están metiendo la lupa a gigantes del negocio financiero estadounidense y a los asesores financieros que manejaron las cuentas del empresario venezolano Luis Mariano Rodríguez Cabello. Este hombre  es investigado por su papel en la presunta trama para ayudar a blanquear y ocultar parte de $2.000 millones robados a Pdvsa durante la gestión de Rafael Ramírez, informó el periódico The Wall Street Journal.

Rodríguez Cabello vive en plena libertad en España. Es señalado como primo de Rafael Ramírez, el alguna vez muy poderoso zar del petróleo de Venezuela y mano derecha de Hugo Chávez en el anejo de la hoy quebrada industria  venezolana estatal de los hidrocarburos.

Ramírez a su vez vive en Italia y recientemente la justicia de ese país rechazó extraditarlo a Venezuela.

The Wall Street Journal cita a personas vinculadas con la investigación así como documentos gubernamentales con elementos del proceso.

«Morgan Stanley, Interactive Brokers LLC y varias empresas de asesoramiento financiero gestionaron cuentas de gran cuantía para el empresario venezolano Luis Mariano Rodríguez Cabello. Las agencias estadounidenses e internacionales están examinando si el Sr. Rodríguez ayudó al Sr. Ramírez a amasar fondos de las cuentas del Estado venezolano a través de contratos de seguros fraudulentos con la compañía petrolera nacional del país, y luego lavó el dinero a través de cuentas en el extranjero, incluso en los EE.UU, de acuerdo con las personas y los documentos», según el reportaje.

Banderas rojas no vistas

«Como parte de las investigaciones, la Oficina Federal de Investigación, la Comisión de Valores (SEC)  y otras agencias federales están tratando de determinar por qué las empresas estadounidenses gestionaron más de 100 millones de dólares en valores y otros activos para el Sr. Rodríguez cuando las cuentas mostraban lo que las autoridades han enumerado como banderas rojas de posibles actividades de lavado de dinero, según las personas familiarizadas con el asunto», añade.

«Estas señales de alarma incluyen el escrutinio previo por parte de funcionarios reguladores y encargados de hacer cumplir la ley, y el hecho de que el origen de los fondos fuera Venezuela, país clasificado desde hace más de una década por el gobierno estadounidense como jurisdicción de alto riesgo para el blanqueo de capitales».

Las leyes bancarias federales exigen que las casas de bolsa y otras instituciones financieras impidan que sus negocios se utilicen con fines ilícitos, investigando a sus clientes y las relaciones entre ellos y evaluando los fondos y las transacciones de los clientes, basándose en gran medida en criterios detallados y distribuidos por el gobierno, explica la información.

Las normas dan a las instituciones latitud para evaluar los riesgos, y así permiten que haya nuevos clientes o cuentas que puedan tener algún grado de riesgo. La falta de detección, notificación y prevención del blanqueo de capitales expone a los bancos y agencias de valores a sanciones civiles y cargos penales, incluso si los investigadores determinan que una institución no conocía la actividad ilícita, pero debería haberlo hecho.

Sin acusaciones

«Los señores Rodríguez y Ramírez no han sido acusados en Estados Unidos de ninguna infracción. Morgan Stanley e Interactive Brokers, así como los asesores financieros del Sr. Rodríguez, no han sido acusados por el gobierno de cometer infracciones», aclara WSJ.

Rodríguez Cabello es primo también de Diego Salazar, que a su vez también es primo del ex ministro Rafael Ramírez y señalado como su testaferro principal.

Salazar, un empresario chavista de hijo de un ex guerrillero. Le gustaba ostentar su fortuna con fiestas lujosas, inclusive en público, hasta que fue detenido en Caracas por sus antiguos aliados chavistas.

Según WSJ, la SEC y el FBI declinaron hacer comentarios sobre el caso de presunto lavado de 2.000 millones sustraídos a Pdvsa.

Interactive Brokers LLC dijo que «está comprometida con el cumplimiento de todas las leyes y reglamentos aplicables. No podemos comentar sobre clientes o cuentas específicas».

«Ni los señores Rodríguez ni Ramírez respondieron a las solicitudes de comentarios realizadas a través de sus empresas y socios comerciales. El Sr. Ramírez, ex ministro de Petróleo, ha rechazado las acusaciones por considerarlas infundadas y políticamente motivadas».

Lea el reportaje completo, en inglés, en The Wall Street Journal

Una fiesta inolvidable de Diego Salazar, el primo de Rafael Ramírez

En los libros contables del hotel Renaissance de Caracas, entre los eventos de aquella semana entre el 11 y el 15 de julio de 2011, deberían estar registrados parte de los gastos de una de las fiestas más fastuosas y a la vez más íntimas de Diego Salazar, el millonario chavista y primo del ex poderoso zar del petróleo Rafael Ramírez, hoy caído en desgracia.