“La Casa Gucci”: Lady Gaga entre el glamour y la venganza

La célebre cantante protagoniza esta película en el rol de Patrizia Reggiani, esposa de un heredero de la marca de lujo italiana, a quien mandó a matar con un sicario en pleno proceso de divorcio. Una historia real que parece de mentira y cuya versión cinematográfica tiene en alerta a la familia Gucci

“La Casa Gucci”: Lady Gaga entre el glamour y la venganza

Ridley Scott, autor de títulos legendarios de la historia del cine, como “Alien, el octavo pasajero”, “Blade Runner” y “Thelma y Louise”, está por estrenar su más reciente película, “La Casa Gucci” (House of Gucci), una mirada al asesinato de Maurizio Gucci el 27 de marzo de 1995 -nieto heredero de Guccio Gucci, fundador de la famosa marca de lujo italiana- cometido por un sicario contratado por Patrizia Reggiani, su esposa, de la cual se encontraba separado y en trámites de divorcio.

El filme transcurre a lo largo de tres décadas de amor, traición, decadencia, venganza y, en último término, asesinato, el verdadero significado de un apellido, su valor y lo lejos que puede llegar una familia para hacerse con su control. El realizador británico, de 83 años, completa los ingredientes de su más reciente producción, a estrenarse este 26 de noviembre, con palabras como poder, deseo, lealtad, escándalo, ambición y crimen.

El director de fotografía, Dariusz Wolski, ha dicho que no se trata de un docudrama totalmente fiel, sino de una “tragedia kitsch, divertida y calamitosa, como una telenovela de alto nivel”. La trama es una adaptación del libro de Sara Gay Forden, publicado en 2001, The House of Gucci: A Sensational Story of Murder, Madness, Glamour, and Greed.

"La Casa Gucci"

El reparto es de lujo. Lady Gaga da vida a Patrizia Reggiani, quien comparte rol protagónico con Adam Driver (“Historias de un matrimonio”), encargado de interpretar a Maurizio Gucci, el magnate asesinado. Los acompañan Jared Leto, Al Pacino, Jeremy Irons y Jack Huston. A este potente elenco se suma la mexicana Salma Hayek, quien encarna a Pina Auriemma, amiga clarividente de Patrizia Reggiani, quien fue acusada como cómplice del asesinato para conseguir dinero.

Una historia sin fisuras

La vida de Patricia Reggiani tiene material suficiente para una película de cine negro, aderezada con todo tipo de componentes y personajes: lujo, locura, codicia, glamour, intrigas y luchas de poder en el seno de una de las familias más poderosas del mundo de la moda, con un asesinato y una herencia millonaria en el centro del huracán.

Reggiani ordenó asesinar a su exmarido, Maurizio Gucci, y pasó 16 años en prisión, los dos últimos por voluntad propia, tras rechazar la libertad condicional, alegando que nunca había trabajado, que no pensaba empezar a hacerlo y que prefería vivir en la cárcel. Cuando salió, un juez le concedió una compensación vitalicia de un millón de euros al año que había pactado con el difunto, al considerar que haber instigado su asesinato no era motivo suficiente para revocar el acuerdo.

La truculenta historia real comienza en 1972, con el matrimonio entre Maurizio y Patrizia, que los convirtió en la pareja de moda. Sus paseos juntos en un lujoso coche con chofer y una matrícula personalizada que decía “Mauizia” eran el objetivo de los flashes de medio mundo.

Obsesiva venganza

Todo comenzó a complicarse en 1984, cuando un día Maurizio se fue a un viaje de negocios que resultó ser una fuga con otra mujer. Ahí comenzó un deseo de venganza y una obsesión que duraría una década. Paola Franchi, la última pareja del magnate, confesó al diario londinense The Guardian  que Reggiani los acosaba constantemente y que “llamaba con frecuencia para amenazar de muerte” a su ex marido.

La viuda llegó incluso a escribir un libro en el que anticipaba sus macabros planes. “Hay quien muere en accidente de coche, quien fallece de una enfermedad, y hay quien tiene el privilegio de convertirse en objetivo de un asesino a sueldo”, se leía en sus escritos.

"La Casa Gucci"

En 1995, un sicario contratado por Patrizia descerrajó cuatro tiros mortales a quemarropa y por la espalda a Maurizio Gucci, en la puerta de su oficina de Milán. La identidad de la mandante del asesinato se descubrió dos años después. Para entonces, Reggiani, quien se hacía llamar Lady Gucci, ya era uno de los personajes más excéntricos y seguidos de la crónica social en Italia. Fue condenada en 1998 a 26 años de prisión, aunque finalmente quedó libre en 2013 por buena conducta.

“La viuda negra de Italia”

En 2017, cuando el escándalo parecía haber caído en el olvido, el caso dio un viraje inesperado, después de que un juez le concediera la millonaria pensión vitalicia que había acordado con su exmarido, además de los 26 millones de euros atrasados -uno por año- que no había llegado a cobrar.

Más tarde entró en escena un nuevo personaje: la madre de Patrizia Reggiani, Silvana Barbero, quien trató de inhabilitarla a inicios de 2018 en los tribunales para nombrar a un administrador que gestionara los bienes que esperaba heredar.

Unos meses después, “La viuda negra de Italia”, como se le conocía mediáticamente, se comprometió a firmar un armisticio con su familia y a renunciar a una parte de la herencia a cambio de poder pasar algunas temporadas en el exclusivo chalet del clan en Saint Moritz, de disfrutar durante un mes al año del velero familiar y de poder ver a sus nietos, con quien no mantenía relación hasta entonces.

Reggiani vs Lady Gaga

Con “La Casa Gucci”, Lady Gaga añade un nuevo título a su filmografía, que cuenta con producciones como la mítica serie “American Horror Story” y la más reciente adaptación cinematográfica de “Nace una estrella”, por la que consiguió una nominación al Oscar a mejor actriz y se llevó la estatuilla a la mejor canción original por “Shallow”. También ha protagonizado, con Brad Pitt como productor, “Bullet Train”, a estrenarse en abril de 2022.

Pese a que en un principio, cuando se conoció que se estaba preparando esta película, Patrizia Reggiani dijo que se sentía “honrada” de que su papel lo fuese a interpretar Lady Gaga, poco después de iniciarse la filmación declaró estar “decepcionada y molesta” de que la actriz y cantante no se hubiese puesto en contacto con ella.

Más tarde se supo que los productores del filme le habían prohibido a la protagonista mantener cualquier contacto con Reggiani, para no promover sus crímenes, por lo cual Gaga se preparó para el papel viendo varios documentales y leyendo libros sobre la controvertida “viuda negra”.

Glamour y elegancia

Además de la vibrante historia que ofrece la cinta en clave de thriller inspirado en un hecho real, también resalta por ser un auténtico desfile de poderío, moda y estilo, con imágenes que a lo largo de la trama demuestran que la alta costura tiene un rol preponderantemente protagónico. ¿Quién ha dicho que una película de criminales no puede tener además glamour y elegancia?

En las nuevas fotos que la producción dio a conocer recientemente, vemos a Lady Gaga con un look de discoteca al más puro estilo Studio 54, vestida de novia del brazo de su padrino con un vaporoso y suntuoso velo de encaje y también, tras la muerte de su marido, saliendo de un coche negro, encerrada en luto y rodeada de paparazzis.

Un tráiler fascinante

Ridley Scott se propuso fascinar a los cinéfilos con los algo más de dos minutos de tráiler de “La Casa Gucci”, que son sencillamente espectaculares. Al ritmo de “Heart of Glass”, la legendaria canción de Blondie, distinción y buen gusto van desfilando según aparecen actores y se incrementa el drama de la acción, todo con un sello donde lo chic predomina en cada detalle.

Sesiones de pasarela, noches de Studio 54 y la boda de la pareja que interpretan Driver y Lady Gaga son algunos de los momentos que brillan en el tráiler, así como frases maravillosas al estilo de “No me considero una persona especialmente ética… pero soy justa”, una de la sentencias de Lady Gaga en el papel de Patrizia. Para rematar, el tráiler termina con una frase al santiguarse que ya suena a legendaria: “Padre, hijo y Casa de Gucci”.

Los Gucci descontentos

La familia Gucci parece no ver con buenos ojos el nuevo filme de Ridley Scott, o por lo menos el casting de actores que se hizo. Los bisnietos del fundador, Guccio Gucci, convocaron a la agencia Associated Press (AP) para mostrar su preocupación por el retrato que allí se hace de su familia.

Patrizia Gucci, prima segunda de Maurizio, denunció que la película no solo trata el asesinato de este sino que indaga en asuntos personales del clan. “Estamos realmente decepcionados. Están robando la identidad de una familia para obtener ganancias, para aumentar los ingresos del sistema de Hollywood… Nuestra familia tiene una identidad, una privacidad. Podemos hablar de todo, pero hay una frontera que no se puede cruzar”, declaró.

Según informa AP, Patrizia Gucci se puso en contacto con Giannina Facio, la esposa de Ridley Scott, para que le aclarara algunos puntos de la película, pero no respondió. Explicó que, cuando vea el resultado, su familia decidirá qué medidas adicionales tomar. Además, el casting realizado no acaba de convencerlos. Y puso como ejemplo a Al Pacino, intérprete de Aldo Gucci, el abuelo de Patricia.

"La Casa Gucci"

“Mi abuelo era un hombre muy guapo, como todos los Gucci. Y muy alto, de ojos azules y muy elegante. Está siendo interpretado por Al Pacino, que ya no es muy alto, y las fotos promocionales lo muestran gordo, bajo, con patillas, muy feo. Vergonzoso, porque no se parece en nada a él”, se lamentó Patrizia Gucci.

Tampoco ha gustado al clan la elección de Jared Leto -amigo cercano del actual director creativo de la marca, Alessandro Michele-, quien da vida a Paolo Gucci -ostentando un maquillaje de anciano que lo torna irreconocible-, responsable de las ideas que llevaron al logo de la doble G de Gucci, entre otras creaciones. Paolo es el padre de Patrizia, quien declara indignada: “Horrible, horrible. Me siento ofendida”, exclamó.

Detalles del rodaje

El rodaje de “La Casa Gucci” empezó en marzo pasado por toda Italia, en medio de un enjambre de paparazzis que se hacían presentes en cada lugar para tomar sus instantáneas cada vez que se los permitían, lo cual era muy frecuente.

Los productores vaticinan que será “uno de los grandes estrenos del otoño” y hasta aseguran que podría ser candidata en varios rubros a los Oscar de 2022. ¿Volverán a nominar a Lady Gaga?

El casting, como hemos dicho, ha suscitado no pocos debates. Después de que Lady Gaga resultó elegida para el papel de Patrizia Reggiani, se supo que antes fueron valoradas para el mismo papel Angelina Jolie, Anne Hathaway, Marion Cotillard, Penélope Cruz y Natalie Portman. Igualmente, se pensó en Christian Bale para el rol que finalmente interpreta Adam Driver, el de Maurizio Gucci.

También se tanteó a Robert De Niro para que interpretara a Rodolfo Gucci, personaje que finalmente recayó en Jeremy Irons, mientras que el director inicial en el que habían pensado los productores era Martin Scorsese, aunque la decisión final los llevó a Ridley Scott, para quien supone la primera vez que trabaja con Lady Gaga, Al Pacino y Jared Leto.

Sobre qué ha sido de la vida de Patricia Reggiani, hay que decir que vive en Milán y a menudo se la ve por la ciudad con su loro mascota al hombro.