FARC: Jesús Santrich fue asesinado en Venezuela por orden de Duque

La inteligencia colombiana y algunos medios confirmaron la muerte del líder guerrillero, quien se ha vinculado con el gobierno de Maduro. El grupo disidente de las FARC publicó un comunicado en el que culpa al gobierno colombiano del asesinato

FARC: Jesús Santrich fue asesinado en Venezuela por orden de Duque

Según un comunicado de las disidencias de la FARC, alias  ‘Jesús Santrich’ fue asesinado en territorio venezolano por órdenes del presidente de Colombia, Iván Duque. La organización, sin embargo, no aportó ninguna prueba para soportar esta y otras afirmaciones con las que parecen apuntar a lavar las manos del gobierno de Nicolás Maduro y atizar el enfrentamiento verbal y diplomático entre ambas administraciones.

“Sucedió en la Serranía del Perijá, zona binacional fronteriza, entre El Chalet y la vereda Los Laureles, dentro de territorio venezolano. Hasta ese lugar penetraron los comandos colombianos por orden directa del presidente Iván Duque”, dice el comunicado, publicado en las redes sociales por la propia organización. El link para su consulta presentaba problemas a las 18:42 p.m. (hora venezolana).

“La camioneta donde viajaba el comandante fue atacada con fuego de fusilería y explosiones de granadas. Consumado el crimen, los asesinos le cercenaron el dedo meñique de su mano izquierda. Unos minutos después, cerca del lugar, rápidamente, los comandos fueron extraídos en un helicóptero de color amarillo rumbo a Colombia”, agrega el escrito.

Hasta ahora, ni el gobierno colombiano ni algún representante chavista se han pronunciado al respecto.

De acuerdo a Jesús Tarazona, de la ONG Fundaredes, Santrich se encontraba en El Rosario de Perijá organizando operaciones en esa zona, en la que tenía una pacto de no agresión con el ELN, pero se disputaba territorio con el Frente 33, de alias Gentil Duarte.

Tarazona sugiere que “hubo un recomodo” relacionado a la recompensa de 10 millones de dólares que ofrecía Estados Unidos -y 3 mil millones de pesos ofrecidos por Colombia- por el guerrillero y asegura que “quienes ostentan el poder en Venezuela” son las personas que tenían la información de dónde estaba y hacia dónde se desplazaba Santrich.

Dijo además el director de Fundaredes que este cabecilla de la disidencia de las Farc se estuvo moviendo recientemente entre los estados Apure, Zulia, Guárico, Barinas, Bolívar y Miranda, y que además tenía un centro de operaciones en Caracas, en el 23 de Enero.

Las otras versiones

Medios colombianos habían asegurado el martes que el guerrrillero fue asesinado en Venezuela, aunque no estaban claras las circunstancias. Santrich era el líder de una de las disidencias de las Farc y de acuerdo a las autoridades de Colombia gozaba de apoyo y protección por parte del gobierno de Nicolás Maduro.

La versión fue respaldada por Diego Molano, ministro de Defensa de ese país, a través de un tuit: “Información de inteligencia señala que en presuntos enfrentamientos ocurridos ayer en Venezuela habría muerto alias ‘Santrich’ y otros delincuentes”.

Mientras se aclara el panorama sobre las circunstancias en las que murió, la revista Semana manejaba tres posibilidades: “La primera hipótesis es que el líder de la llamada Nueva Marquetalia habría sido dado de baja en un combate entre grupos armados que se disputarían el negocio de la coca. La segunda que lo habría dado de baja la Guardia Venezolana. Y la tercera que habría sido alias Farley y alias Arturo, las fichas clave de Iván Mordisco”.

Otra opción surgió en la tarde de este martes: “También se maneja la tesis de que el campamento en el cual estaba Santrich fue atacado por grupos de mercenarios, que después de un duro combate, produjeron la muerte del disidente colombiano. Santrich habría estado rodeado de un esquema de seguridad de no más de 20 personas que no pudo contener el ataque”.

Hace pocos días, el 13 de mayo, la Corte Suprema de Justicia de Colombia había dado su respaldo a la posible extradición de Santrich -cuyo nombre real es Seuxis Paucias Hernández Solarte- quien era requerido por Estados Unidos bajo cargos de narcotráfico.