¿Habra ley seca para las elecciones del 21 de noviembre?

El 21 de noviembre se realizarán las elecciones regionales y municipales. A continuación puedes leer todas las restricciones que los ciudadanos enfrentan por el proceso electoral

¿Habra ley seca para las elecciones del 21 de noviembre?

El próximo 21 de noviembre se realizarán las elecciones regionales municipales en Venezuela. Están en disputa 23 gobernaciones, 335 alcaldías, concejos municipales y puestos en la Asamblea Nacional.

Como es regular, el ciudadano se pregunta por estas fechas si se dejará de expender licor y si existirán otras limitaciones para el desplazamiento en el país. A continuación lo que se sabe de este tema.

A partir del viernes 19 de noviembre y hasta el 22 de noviembre, no se podrá vender ni consumir licor. Después de la ley seca, también se prohíbe el porte de armas. Así lo informó el vicepresidente sectorial de Seguridad y Paz del chavismo, Remigio Ceballos.

De acuerdo con el funcionario, se activarán 2.440 cuadrantes de paz con el despliegue de 98.277 funcionarios policiales nacionales, estatales y municipales de distintos organismos de seguridad.

A partir del viernes 19 de noviembre y hasta el lunes 22 de noviembre aplica la llamada ley seca; es decir, se prohíbe el expendio de bebidas alcohólicas en todo el territorio nacional. Previamente, los trabajos en vías públicas y de empresas de telecomunicaciones han sido suspendidos.

Igualmente, desde el 19 de noviembre quedan prohibidas las manifestaciones públicas y concentraciones de personas; luego, desde el 20 de noviembre, se prohíbe la circulación del transporte de carga. Mientras que 48 horas antes de los comicios y hasta el 22 de noviembre, se restringe el paso por las fronteras.

Es importante recordar que según lo establecido en el artículo 56 de la Ley de seguridad de la nación, cualquier ciudadano que altere el orden público durante estas elecciones puede recibir un castigo de cinco a 10 años de cárcel.

Felicidad laboral

El coach Ricardo Adrianza enseña a construir la felicidad laboral, a pesar de la crisis que pueda existir y mucho más allá del salario. Advierte que ha cambiado la motivación de los jóvenes en la forma de seleccionar sus empleos