Federación Médica Venezolana denuncia falta de formación de médicos chavistas

Los desconoce y alertará a la Organización Mundial de la Salud, Organización Panamericana de la Salud y a la Cruz Roja Internacional sobre la incapacidad de los médicos comunitarios y los "cirujanos" militares de ejercer la profesión por falta de formación académica

Federación Médica Venezolana denuncia falta de formación de médicos chavistas

El presidente de la Federación Médica Venezolana (FMV), Douglas León Natera, alertó a la Confederación Médica de Iberoamérica y el Caribe (Confemel) y a la Asociación Médica Mundial sobre la falta de rigor del proyecto creado por Nicolás Maduro sobre “supuestos” médicos chavistas.

Precisó que se trata de los médicos integrales comunitarios y «cirujanos» militares que la FMV desconoce «porque carecen de formación académica y científica».

Confemel es la organización internacional que agrupa a las entidades médicas del continente americano, España y Portugal, cuyo propósito es velar por los derechos profesionales de sus afiliados y el ejercicio legal de la medicina.

León Natera anunció que enviará a la Organización Mundial de la Salud, Organización Panamericana de la Salud y a la Cruz Roja Internacional una notificación de que la FMV desconoce a los médicos socialistas creados por Maduro.

“Estos supuestos médicos chavistas no están en capacidad de ejercer la medicina”, afirmó el vocero gremial.

Agregó que la medicina es una ciencia. Para graduarse de médico de verdad en Venezuela, hacen falta 6 años de pregrado, un postgrado de un año en un ambiente rural y luego, otro postgrado de 3 años más para obtener su especialización en Cirugía General, Medicina Interna, Pediatría y Puericultura, Obstetricia y Ginecología, y Anestesia y Radiología.

En otras especialidades, este postgrado dura entre 7 y 9 años. Esto es en Neurocirugía, Urología, Cirugía Plástica Reconstructiva y Maxilofacial, Cirugía, Medicina Oncológica y Urología Pediátrica.

En total, un médico venezolano de verdad estudia mínimo 10 años: 6 de pregrado y 4 de postgrado. Otros estudian hasta 15 años. Además, conlleva prácticas obligatorias en hospitales.

Médicos chavistas estudian solo 3 años

En cambio, los médicos chavistas solo estudian tres años en la Universidad Bolivariana de la Salud.

“Tienen una supuesta intención de estirar la formación a seis años con poco contenido científico, sin prácticas ni plan de estudios”, agregó.

La Universidad Ciencias de la Salud fue creada en 2014 por Maduro. Este 8 de octubre, el mismo Maduro celebró el día del médico integral y anunció que en ocho años se estarían graduando 70 mil médicos.

Según el ministro de la Salud de Maduro, Carlos Alvarado, también rector de esa universidad chavista, se han graduado 32.300 personas que están ejerciendo en el sistema público nacional, ambulatorios y centros asistenciales.

«Le digo a los estudiantes que no se dejen engañar ni utilizar. Y que, en todo caso, complementen rigurosamente sus estudios en las universidades del país donde sí forman médicos mundialmente reconocidos», expresó.

Los «cirujanos» militares

León Natera, cirujano urólogo pediatra, también cuestionó otro proyecto del gobierno socialista de Maduro con la formación de «cirujanos» militares. A ellos, al final de la carrera, les entregan un arma de guerra.

“Armas de guerra con medicina es una combinación inaceptable en el área de la salud”, ironizó.

Puntualizó que las consecuencias sobre la alerta ante los organismos internacionales de la salud, “estos supuestos médicos no serán aceptados en el exterior, puesto que el título mundialmente reconocido es el de médico cirujano”.

Transportes en burro: así es el negocio en Maracaibo

Un burro "con carreta y todo", como dice uno de los propietarios, puede costar 200 dólares. A cambio, el dueño consigue entre 10 y 15 dólares diarios. Los trabajadores razonan que es más fácil mantener al animal que conseguir un repuesto de un carro

Fallece la escritora española Almudena Grandes

A la autora de Las edades de Lulú se le había diagnosticado un tumor maligno en una revisión rutinaria hacía poco más de un año. En 2019 una columna en la que hablaba de la situación venezolana generó mucha polémica. Es considerada también como una de las narradoras españolas más consolidadas y con mayor proyección internacional