La peligrosa nueva variante de coronavirus se llama Omicrón

La OMS la calificó como "preocupante" y le puso nombre. Reino Unido, Alemania, Italia y Francia cerraron sus fronteras de inmediato, sin esperar instrucciones de la Unión Europea. Estados Unidos aún no ha decidido si impedirá la llegada de viajeros de África

La peligrosa nueva variante de coronavirus se llama Omicrón

La Organización Mundial de la Salud denominó Omicrón a la nueva variante sudafricana, llamada hasta hoy  B.1.1.529, y la calificó como preocupante.

Horas antes de la declaración de la OMS, ya varios países habían cerrado sus fronteras a las personas que vinieran del sur de África, en un intento por impedir la propagación de la nueva cepa.

Europa decidió cerrarle las puertas a los viajeros de África, sin dilación, para evitar que se propague la nueva variante sudafricana.

Un factor más se sumó para tomar esta súbita decisión: el alto nivel de contagio del coronavirus en casi todos los países europeos, sobre todo los que tienen bajas tasas de vacunación.

Aunque la Organización Mundial de la Salud aún no ha definido si la nueva variante es realmente preocupante, las autoridades sanitarias de Europa decidieron no esperar.

El  primer país en blindarse fue Reino Unido. Ayer jueves anunció que prohibirá la entrada de personas procedentes de seis países de África: Sudáfrica, Namibia, Lesoto, Zimbabue, Botsuana y Esuatini (o Suazilandia) a partir de hoy.

Alemania, Francia e Italia imitaron la medida, sin esperar el visto bueno de Bruselas, donde las autoridades sanitarias de la Unión Europea se reunirán hoy viernes para analizar el caso.

nueva variante

En Marruecos, pasajeros que volaban a Francia quedaron varados. Foto AFP

«Lo último que necesitamos ahora es una nueva variante que cause más problemas», dijo el ministro de Salud alemán, Jens Spahn. En ese país el coronavirus avanza con fuerza desde hace semanas.

Italia también anunció que prohibía la entrada en su territorio de cualquier persona que haya permanecido en el sur de África en los «últimos 14 días».

Estados Unidos, sin embargo, prefiere esperar a tener más información antes de impedir la entrada de viajeros procedentes de esa zona.

África protesta

La medida europea fue categóricamente rechazada por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de África.

«África CDC desalienta enérgicamente la imposición de prohibiciones de viaje a las personas originarias de los países que reportaron esta variante», señaló el organismo en un comunicado.

«Durante esta pandemia hemos observado que imponer prohibiciones a los viajeros de los países donde se reporta una nueva variante no produce un resultado significativo», recalcó esta institución sanitaria.

La Unión Europea sigue la tendencia

A la par, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que se propondrá «activar el freno de emergencia para interrumpir los vuelos procedentes de la región del sur de África» durante una reunión prevista el viernes.

«La situación está evolucionando muy rápido. Queremos tener la máxima garantía para frenar la expansión de esta variante», dijo a AFP un portavoz de la Comisión Europea.

La demora de la OMS

Mientras el mundo toma previsiones contra la nueva variante, la OMS advierte que «harán falta semanas» para «entender mejor el impacto» y determinar su virulencia.

No obstante, hoy se reunirán para decidir si es «preocupante», según dijo Christian Lindmeier, vocero de la OMS en Europa, en rueda de prensa.

Desde su aparición en China en 2019, el coronavirus ha dejado más de 5,16 millones de muertos en todo el mundo, aunque la OMS estima que las cifras reales podrían ser muy superiores.

Europa, que ya superó los 1,5 millones de fallecidos en la pandemia, vive desde hace semanas un preocupante aumento de los casos de covid-19.

La aparición de la nueva variante sudafricana provocó además que las principales bolsas europeas abrieran con retrocesos superiores al 3% e impulsó a la baja el precio del barril de crudo.

En la Unión Europea en este momento, un 67,7% de la población ha recibido al menos dos dosis de la vacuna, aunque las diferencias entre países son notorias.