titina penzini

Alejandro Sayegh y La Danse

Hoy 27 de agosto se inaugura La Danse, una exposición con la onírica mirada del fotógrafo Alejandro Sayegh, en las instalaciones del conservatorio Alberto Requena, en la Isla de Margarita

Maison Natan: la distinguida nueva normalidad

Su director artístico, Edouard Vermeulen creó suntuosos vestidos de una elegancia suprema, en ricos tafetanes de seda de líneas contemporáneas que permiten ir de un compromiso a otro, de un día a otro, de un evento al siguiente, sin preocupaciones de estilismo

El Canto del Turpial se sintió en Mallorca

El artista español José María Sicilia, expone en la Baro Gallery de Mallorca un trabajo de 10 años con el canto del turpial y el tricolor venezolano como protagonista. Titina Penzini revela el origen de esta colección que traduce las melodías del ave en piezas gráficas

La Magnolia de Daniela Peña

Titina Penzini presenta la colección cápsula Sofía, de la diseñadora venezolana Daniela Peña, inspirada en un viaje a Estambul

Stéphane Rolland y su alta costura Otoño 2021

El trabajo de la artista Béatrice Serre inspiró la nueva colección de este diseñador, que presentó unos bordados majestuosos sobre grandes volúmenes. Titina Penzini lo visitó en su atelier para conversar sobre la propuesta

Las microesculturas de Nayibe Warchausky

Los pendientes escultóricos que presenta esta diseñadora venezolana son verdaderas obras de arte elaboradas completamente a mano en Limoges, Francia, donde el oro líquido de 24k añade ese toque de lujo definitivo

El amor floral de Vanessa Farina

Titina Penzini presenta la marca venezolana de accesorios y marroquinería Vanessa Farina. Su última colección es en alianza con Irdia, con los pañuelos Floral Love, que resaltan valores como el amor, la femineidad y la fertilidad en la maternidad

La colección masculina de David Angulo

En esta entrega, Titina Penzini destaca el trabajo de este diseñador venezolano que crea diseños a partir de materiales novedosos y versátiles, como la misma goma que utiliza la marca Spalding en sus balones