Este perro-robot baila como Mick Jagger al ritmo de "Start Me Up"

Spot, la inteligencia artificial de Boston Dynamics, copió uno a uno los movimientos del líder de los Rolling Stones y el resultado es maravilloso. Pero detrás de este video viral, hay un interés mayor: cambiar la imagen del robot que causó polémica por ser usado por fuerzas policiales para la vigilancia de la ciudadanía

Este perro-robot baila como Mick Jagger al ritmo de "Start Me Up"

Boston Dynamics es una de las empresas más reconocidas en el mundo por sus robots humanoides y especialmente por Spot, una inteligencia artificial que parece un perro. Ahora, el popular «cuadrúpedo» se ha convertido en una estrella de las redes sociales al imitar los pasos de Mick Jagger.

Al ritmo. de «Start Me Up», Spot hace la misma coreografía que el líder los Rolling Stones. Lo genial del video, además de recordarnos lo bueno que es el tema de 1981, es ver cómo se unen más robots a la danza.

“Hace 40 años, The Rolling Stones debutaron con su icónico álbum ‘Tattoo You’. Los estamos ayudando a celebrar”, se lee en la descripción del video que fue realizado en colaboración con Mercury Studios, Polydor Records & The Rolling Stones, con Boston Dynamics y Monica Thomas detrás de los movimientos de baile de los robots.

“No queríamos que un robot bailara como un robot. Queríamos que hiciera baile humano y, ya sabes, cuando un humano baila, la música tiene un ritmo y todo su cuerpo se mueve al ritmo de ella: sus manos, su cuerpo, su cabeza”, dijo el fundador y presidente de Boston Dynamics, Marc Raibert en u comunicado.

«Tratamos de involucrar y coordinar todas esas cosas para que, ya sabes, fuera… parecía que el robot se estaba divirtiendo y realmente se movía con la música. Y creo que eso tuvo mucho que ver con el resultado de la producción», acotó el directivo.

Lo que hay detrás

Pero hay algo más detrás de esto. Esta es una campaña que busca convertir a Spot en una inteligencia artificial más amigable, luego de la imagen negativa que dejó un video  en abril de este año. En ese entonces, apareció un clip en el que se veía al robot acompañando a oficiales de Nueva York, para “salvar vidas, proteger a las personas y proteger a los oficiales”.

Pero la policía neoyorkina usó a Digidog durante un arresto en un edificio de viviendas públicas en Manhattan y en un pleito con rehenes en el Bronx, lo que generó de inmediato reacciones negativas en las redes sociales.

La Unión Americana de Libertades Civiles manifestó su temor ante la falta de control del uso de estas herramientas, aún dentro de márgenes legales. Y a ello se sumó la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, quien describió a la inteligencia artificial como un «dron de vigilancia robótica terrestre».

Así las cosas, la Policía de Nueva York anuló el contrato con Boston Dynamics el 22 de abril, un golpe duro ya que el departamento había adquirió 500 modelos del robot en agosto de 2020 para probar durante un año Los funcionarios habían argumentado que con sus múltiples cámaras, luces y sensores, podría serles de mucha ayuda en cualquier disturbio.

Boston Dynamics también tuvo presencia en Singapur, patrullando el parque Bishan-Ang Mo Kio, durante los picos fuertes de la pandemia en 2020. Spot emitía un mensaje grabado para recordar a los transeúntes que cumplieran con las medidas de distanciamiento seguras. El robot podía contabilizar personas y avisar a la Policía si había aglomeraciones. Igual hubo protestas porque se sospechaba que pudieran ser utilizadas para otro tipo de vigilancia.

Otra fuerza que le dio el sí a la empresa fue el ejército francés, quien probó a los robots con soldados en entrenamiento. Según los informes, el ejército francés sigue pensando en utilizar Spot para el reconocimiento en operaciones de combate.

¿Funcionará la campaña? El tiempo lo dirá, pero al ver el video uno se pregunta cómo un robot puede hacer lo que ningún otro ser humano ha podido: copiar los geniales pasos de Jagger.

Benjamín Labatut: "La literatura es un arte oscuro"

Labatut asiste con emoción al momento que vivimos en este inicio del siglo XXI, en el que "se están empezando a desarrollar modos de interactuar con la realidad y de concebirnos a nosotros mismos que están anunciados tanto en la ciencia, a través de la física cuántica, como en la literatura"