En la Gran Valencia buscar agua deja la garganta seca

Como si estuvieran en un programa de concursos, los ciudadanos en tiempo récord deben llenar tobos, bañarse y cocinar. Apenas tienen 15 minutos, en el día y en la noche, para aprovechar el líquido

En la Gran Valencia buscar agua deja la garganta seca

Las fallas en la distribución de agua en amplias zonas del área metropolitana de Valencia tienen a los ciudadanos en un corre y corre. En el mejor de los casos, las familias tienen 15 minutos para aprovechar el líquido que llega desde el pozo de los edificios. En el peor, pasan días con las tuberías secas.

El problema no es nuevo, pero sí se ha agravado. Las redes sociales están llenas de mensajes de personas que piden que se acabe la sequía de los grifos. Las autoridades gubernamentales prometen soluciones, pero no pasa nada.

Nizar Richani, miembro de la Comisión de Agua del Centro de Ingenieros de Venezuela y directivo del gremio en Carabobo, explicó que en buena medida el problema de los cortes eléctricos incide en la interrupción de la distribución de agua.

“Esta es una de las causas que en definitiva influye sobre el mal servicio del centro del país. Por la topografía, en su mayoría, el servicio de agua depende del servicio eléctrico. No solamente en el embalse, en la planta potabilizadora o en la planta de distribución de Los Colorados, sino también en muchos de los hogares que dependen de plantas de rebombeo, hidroneumáticos y sistemas electromecánicos. Cuando no se cuenta con electricidad, se interrumpe el servicio de agua”, detalló el especialista en la materia.

Recordó que  Hidrocentro es la empresa de distribución de agua de Aragua, Carabobo y Cojedes cuya responsabilidad es darle agua a más de cuatro millones de habitantes.

“Para darle agua a los habitantes de estos estados, en los años 70 y 80 el Estado diseñó y construyó el Sistema Regional del Centro, que es de gran envergadura, blindado, que cubría las necesidades de la población en los años 70, 80 y 90”, dijo Richani.

“Pero obviamente para ese tipo de infraestructuras hídricas tiene que haber mejoras, inversión, mantenimiento y culminación de obras proyectadas en el diseño original, que en este caso, contemplaba además del embalse Pao-Cachinche y Pao-La Balsa, además de las plantas Alejo Zuloaga, Baldó Soules, Los Colorados, contemplaba un mecanismo de control del nivel del Lago de Valencia, que es parte clave en la distribución”.

Sin embargo, el tiempo ha pasado y no hay una solución que se avizore. “En este momento no existe a ciencia cierta un proyecto de ingeniería del mecanismo de control de nivel del Lago de Valencia, para resolver este problema y mientras no suceda, estas interrupciones de agua no se van a solucionar», dijo el experto.

«Además de ello, tiene que haber una inversión coherente en la repotenciación del embalse Pao-Cachinche (…) Aunque los trabajos en la planta Alejo Zuloaga han sido muy lentos, sí se están haciendo, pero a una velocidad que no va cónsona con lo que requerimos los ciudadanos del centro del país y en el caso de la Alejo Zuloaga, los ciudadanos de la Gran Valencia”, concluyó Richani.

Dormir con un ojo semiabierto

“En mi casa en Naguanagua hay que dormir con un ojo semiabierto para cuando llegue el agua, correr a guardar en tobos y envases. La vida así es una molestia”, se quejó Rosa Martín, una ama de casa.

Indicó que anteriormente sabían que Hidrocentro quitaría el agua los martes y viernes, pero ya no tienen idea de cuándo les llegará. “Nos hemos acostumbrado a esto que no es lo normal”.

Hidrocentro respode

El presidente de Hidrocentro, Leonel Ruiz, dijo en Unión Radio Valencia que el proyecto de recuperación de la planta de potabilización Alejo Zuloaga lleva ya un 86% de avance.

En la cuenta de la red social Twitter @Hidrocentro2011, informan sobre labores como la sustitución de tramo de colector, de tuberías, reconstrucción de ramal de empotramiento o trabajos por el colapso de aguas servidas. Pero no se detallan las fallas en el suministro.