Si Messi conociera a Bobby Bonilla

En las Grandes Ligas (MLB), si un equipo necesita hacerse de un talento y no le cuadrarán las cuentas a final de año, el equipo presenta al jugador un esquema de desembolsos que aminora el peso actual del contrato y posterga los pagos para años venideros.

Si Messi conociera a Bobby Bonilla

En No Son Juegos analizamos la industria deportiva desde la perspectiva del negocio, eso ya lo sabes. Usamos comparaciones, explicamos elementos y presentamos hechos para ver qué está detrás de algunas decisiones, como la salida de Messi del Barcelona y de LaLiga.

Hoy, y con carácter de urgencia, damos nuestra opinión sobre la catástrofe de una definitiva salida de Lionel Messi del FC Barcelona y cómo pudiera abordarse esta situación.

No anticipamos predicción, aunque sí creemos que queda margen para negociar entre los factores de interés y poder de LaLiga y el equipo, a pesar de las más recientes declaraciones.

¿Hay caminos para que Messi se quede?

Todavía el FC Barcelona pudiera proponerle a Messi un contrato con pagos diferidos.

Incluso, Messi pudiera recibir Notas Convertibles. Este es un instrumento legal que permite al accionista recibir pagos programados por el capital invertido. De no cumplirse con dichos pagos el inversionista (Messi) recibe acciones de la empresa o del control de activos hasta que se pague la deuda (¿Licencias de mercadeo?, por ejemplo).

Estas salidas creativas tienen ya mucho tiempo, en el béisbol estadounidense los equipos MLB suelen contratar hoy y pagar luego.

Primero veamos el porqué los equipos de LaLiga caen en estos problemas a pesar de que haya inversionistas que quieran poner el dinero para que Messi se quede cobrando lo que vale.

LaLiga, un modelo anacrónico de gestión financiera

Partamos del hecho de que las operaciones de cualquier empresa requieren un enfoque de gestión contable y financiero. Muy importante: estas son dos cosas distintas.

Dependiendo de cómo una empresa decida financiar sus operaciones, ésta podrá expandirse aceleradamente o estancarse.

Si los accionistas no están abiertos a buscar socios ajenos a su entorno, el capital disponible será menor y las oportunidades de crecimiento se perderán. Entonces dependerán de un banco que les preste, pidiéndoles garantías y a una tasa de interés que pone un peso en sus operaciones y su gestión.

Eso pasa comúnmente en las empresas familiares.

Lee pulsando aquí la diferencia entre Contabilidad y Finanzas.

Hemos hecho una revisión del documento “NORMAS DE ELABORACIÓN DE PRESUPUESTOS DE CLUBES Y SADs” que la LaLiga publica.

Lee aquí el documento y ve a los artículos 24, 34 y 100.

Conclusión rápida, es una exigencia con visión estrictamente contable que impide a los equipos poder financiar las operaciones bajo el modelo que HOY la MLS (Liga de Fútbol Profesional) sí emplea.

Dime cómo te financias y te dirá a dónde llegarás

En nuestro pasado post “Startup FC” explicamos cómo la MLS implementa la estrategia de financiación de activos que empresas como Google y Facebook han practicado con miras a crecer globalmente de forma acelerada.

Los estatutos de LaLiga impiden que un equipo inyecte capital para hacerse del mejor talento, el de altos salarios, obligándole a mantenerse por debajo de un techo (límite salarial). Ese tope viene dado por el resultado financiero del año inmediatamente anterior.

En LaLiga ningún equipo puede tener una “masa salarial” (nómina) que supere el 40% de los ingresos del año pasado. Ello obliga a los equipos a tener que deshacerse de activos (contratos de jugadores) para poder participar en la temporada siguiente si han visto reducido sus ingresos (como le ha pasado al FC Barcelona por la pandemia y sus malas contrataciones anteriores).

La única manera de que se les permita es si sus ingresos crecerán gracias a nuevos acuerdos de derechos de transmisión en TV. Artículo 34.

Por eso es que Tebas, el presidente de LaLiga, plantea en su guerra con el Real Madrid y el FC Barcelona que si quieren a Messi deben firmar un contrato de derechos de TV que estos dos grandes equipos consideran pésimo en el largo plazo. El contrato le permitiría al FC Barcelona ingresar un dinero anticipadamente y subir el tope salarial e inscribir a Lionel Messi.

Bobby Bonilla, Max Scherzer y Bret Saberhagen

En la MLB la viabilidad financiera de las empresas se trata con una visión más flexible.

Si un equipo necesita hacerse de un talento y no le cuadrarán las cuentas a final de año, el equipo presenta al jugador un esquema de desembolsos que aminora el peso actual del contrato y lo posterga los pagos para años venideros.

Aquí entra lo que en finanzas es el Valor del Dinero en el Tiempo, donde la tasa de interés es clave.

Hay muchos ejemplos:

Bret Saberhagen: los Mets de Nueva York en 1993 firman un contrato de US$15 millones para amarrarle desde 1994 hasta 1996, con opción a 1997. El jugador recibiría ese dinero de una forma creativa, se le depositarían US$250.000 anuales desde 2004 hasta el año 2028 (se retiró en 2001). Debido a la tasa de interés negociada por los pagos diferidos esos mismos US$15 millones representarían US$27,75 millones.

Negocio redondo, los Mets tenían a su estrella, liberaban presupuesto desde 1994 a 1996 y pagarían a precio muy bajo desde 2004. Un novato gana US$535.000 en 2021.

Recibió un bono por firmar que en 1993 era de US$2,5 millones.

Aquí está el detalle del contrato de Saberhagen.

Bobby Bonilla: logró lo mismo. Firmó en 1993 un contrato que difería pagos hasta 2003, recibiendo US$250.000 anuales hasta 2028 por renunciar a cobrar inmediatamente US$3 millones.

En 1999 ya en el declive de su carrera los Mets no querían darle un puesto en el equipo pero le adeudaban otro contrato en vigor (había renovado) y para no dejarlo ir a su casa pagándole sin trabajar, decidieron diferir los US$5,9 millones adeudados para 2011.

Bonilla recibe cada 1 de Julio desde 2011 hasta 2035 la cifra US$1,19 millones. la tasa de interés negociada de 8% anual llevó esos US$5,9 millones a más de US$28 millones.

Lea aquí el porqué en MLB hay el Día de Bobby Bonilla.

Max Scherzer: la mega estrella firmó con los Washington Nationals un contrato de US$210 millones con pagos diferidos que beneficia al jugador y al equipo. Aquí intervienen los deseos del jugador de optimizar el pago de impuestos y del equipo de liberar presupuesto hoy para poder seguir creciendo al invertir en otras cosas, generando los ingresos que las victorias de Scherzer garantiza.

No pierdas el debate de este fin de semana, comparte esto y que nadie diga que no entiendes qué pasa con Messi.

No dejes de aprender sobre nuestro patrocinador Poontoz.