Más oferta y menos estrés prevén consumidores de petróleo en 2022

Para los consumidores de energía, la situación sería más cómoda en 2022 respecto a este 2021 de fuertes alzas cuando el mercado estuvo bajo presión una producción aún limitada frente a las necesidades de la recuperación económica mundial. En próximos meses países de la OPEP y fuera de ella van aumentar su producción con fuerza.

Más oferta y menos estrés prevén consumidores de petróleo en 2022

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) (que reúne a los principales países del mundo consumidores de combustibles) prevé un mercado mundial del petróleo en una situación «más cómoda». Habrá un gran superávit en 2022, con una oferta que debe subir ante una demanda bajo presión.

«Debido a las nuevas restricciones a los viajes internacionales, hemos revisado a la baja nuestra previsión de la demanda mundial de petróleo para 2021 y 2022 de un promedio de 100.000 barriles/día, principalmente para tener en cuenta la menor utilización de los combustibles aéreos», detalla la AIE.

Así, en su informe mensual, prevé un aumento de la demanda de 5,4 millones de barriles diarios (mb/d) en 2021 y de 3,3 millones de barriles  por día (bpd) en 2022, cuando alcance niveles de pre pandemia de covid-19, a 99,5 mb/d.

La oferta debería superar la demanda partir de diciembre, con una producción en aumento de Estados Unidos y de los países de la OPEP+.

OPEP sube la oferta

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus diez aliados en el marco de este acuerdo habían decidido a principios de diciembre continuar su política de aumento gradual de su producción a pesar de los temores vinculados a la variante ómicron.

El año que viene, países fuera de la OPEP como Estados Unidos, Canadá y Brasil también deberían «bombear a sus niveles anuales más altos jamás registrados», señala la AIE.

Después de un aumento de 1,5 millones de bpd en 2021, la oferta mundial de crudo podría saltar de 6,4 millones de bpd el año próximo, estima la agencia con sede en París.

Suponiendo que la Opep+ siga abandonando progresivamente sus recortes voluntarios y aumentando así su producción, prevé un excedente mundial de bruto de 1,7 millones de bpd en el primer trimestre y de dos millones de bpd en el segundo.

El precio del petróleo aumentó a más de 85 dólares por barril, pero más recientemente disminuyó, en particular debido a los temores que la nueva variante ómicron suscita en la demanda.

Esta alza ha tenido  un fuerte impacto en la inflación, especialmente en Estados Unidos y Europa.