El bitcoin ya está en Wall Street y toca la campana de apertura

ProShares Bitcoin Strategy ETF es el nombre completo de este fondo del tipo indexado al bitcoin, es decir cuya evolución está atada a algún tipo de activo, en este caso a la más famosa criptomoneda del mundo

El bitcoin ya está en Wall Street y toca la campana de apertura

El primer fondo de inversiones indexado (ETF) al bitcoin debutó este martes en la bolsa de Nueva York. Con este paso, muchos participantes del mercado de criptoactivos ven en este nuevo producto como un mecanismo para popularizar las monedas digitales.

Los ETF expuestos al bitcoin existen en Asia, Canadá y en Brasil, pero es la primera vez que se abre uno en la principal plaza financiera del planeta.

Señal de la importancia del evento, los dirigentes de ProShares, la firma que lanzó este producto, estuvieron presentes en el recinto del New York Stock Exchange para hacer sonar la campana de apertura del mercado.

¿De qué se trata este fondo?

ProShares Bitcoin Strategy ETF es el nombre completo de este fondo del tipo indexado (exchange traded fund en inglés), es decir cuya evolución está atada a algún tipo de activo, en este caso el bitcóin. A diferencia de otros fondos de inversión se puede colocar dinero en este mecanismo y sacarlo en cualquier momento.

Los inversores que coloquen dinero en este nuevo ETF no compran directamente bitcoines. Su dinero será colocado en contratos a futuro vinculados a esta criptomoneda.

Este funcionamiento indirecto de las colocaciones fue fundamental para la autoridad reguladora de los mercados estadounidenses, la SEC, que advirtió sobre la volatilidad del bitcoin.

Escépticos en la bolsa

Las autoridades bursátiles no se opusieron al lanzamiento de este fondo, en tanto sí lo habían hecho en casos anteriores, desde 2013. Sin embargo, publicaron un tuit con una advertencia la semana pasada, que refleja las dudas y críticas que suscitan estos nuevos activos digitales.

“Antes de invertir en un fondo que tiene contratos a futuro con bitcoines, asegúrese de haber sopesado los riesgos y los beneficios”, escribió el organismo.

Algunos especialistas del sector relativizaron el lanzamiento de este producto, al considerar que los inversores que deseaban exponerse al bitcóin ya tenían la posibilidad de acceder a esta criptomoneda fácilmente.

“No es la solución definitiva, pero es una buena solución temporal”, resumió Nicholas Colas, confundador de la consultora DataTrek.

Para él, la verdadera revolución fue el lanzamiento en 2017 de los contratos a futuro sobre el bitcoin, sobre los cuales se apoya el nuevo fondo introducido el martes en el parqué neoyorquino.

Interrogado el martes por CNBC, el presidente de la SEC, Gary Gensler, subrayó que esos contratos a futuro son regulados exitosamente desde hace cuatro años.

Pero, aunque la exposición al bitcoin es indirecta, “son un tipo de activos altamente especulativos”, insistió.

Cotización al alza

La salida de este nuevo fondo impulsó la cotización del bitcoin en los últimos días. Su precio se ha disparado un 40% en un mes.

El martes, luego de que comenzara a cotizar el nuevo ETF bajo la sigla BITO, la principal criptomoneda superaba los 63.000 dólares, cerca de su récord de 64.870 dólares alcanzado en abril.

Minutos después de comenzar a cotizar, el ProShares Bitcoin Strategy ETF o BITO subía 3,13% a 41,25 dólares, y el bitcoin ganaba 2,20%.

“BITO ofrecerá a los inversionistas la posibilidad de exponerse fácilmente a los rendimientos del bitcoin, vía una cuenta de corretaje (…) lo cual elimina la necesidad de una cuenta en una plataforma de intercambio de criptomonedas”, sostuvo el grupo Proshares, uno de los principales proveedores de ETF, en un comunicado difundido el lunes.

“Recordamos 1993 y el primer ETF de acciones; 2002 y el primer ETF de obligaciones, y 2004 para el primer ETF de oro. El 2021 quedará en la memoria por el primer ETF ligado a una criptomoneda”, celebró el lunes el presidente de ProShares, Michael Sapir.

Los ETF se desarrollaron de forma exponencial desde hace 20 años y se valoran en más de 5 billones de dólares en Estados Unidos, que representa 70% del mercado mundial de estos fondos.