CSI: un final de película

La serie de ciencias forenses llegó a su final reuniendo personajes emblemáticos de sus temporadas más exitosas. CSI: Las Vegas abandonó el apellido geográfico y asumió el "Inmortality" para reunir a varias generaciones, en un encuentro que AXN transmitirá como debe ser este jueves 29 de octubre luego de tremenda pifia el domingo pasado. Así que si no lo has visto, aquí vienen spoilers.

CSI: un final de película

El capítulo final de una serie, cuando es planificado, supone no pocos retos. Recientemente, se han visto dos tipos: aquellos donde se logra reunir todo el elenco importante que ha pasado por sus episodios, y el modo Two and a half men: una oportunidad para chistes internos y reconocimiento de fallas en los guiones y personajes. Aparte están los finales apresurados, los surgidos a partir de cancelaciones por mal desempeño, como el caso Falling Skies, y aquellos que suelen quedar abiertos al ser el final de la primera temporada de series que no funcionaron, al estilo Minority Report que ni siquiera tendrá una temporada completa (mandaron a recortar la cantidad de episodios originalmente aprobados para finalmente anunciar que no será renovada).

Pero el final de temporada de CSI fue de librito. La serie que despertó el interés por las ciencias forenses logró mostrar en pantalla desde el regreso de su protagonista más emblemático, Gil Grissom (William Petersen), hasta a la pareja protagonista perdiéndose juntos en el horizonte, en un bote. Pero el programa pilar de toda una franquicia (además de Las Vegas, las series New York, Miami y Cyber, y también libros, historietas, videojuegos y novelas del producto que planificó tener versiones en Londres y Toronto que nunca se concretaron) pudo más que eso: hubo referencias botánicas como en sus primeros capítulos y hubo abejas usadas como equipos espía, para investigar el caso de un terrorista suicida que además supuso otro regreso, el de Lady Heather. Eso sí, Laurence Fishburne –quien sustituyó a Grissom asumiendo el papel de Ray Langston– no apareció.

Luego de grabar, Petersen dijo que regresar al set había sido grandioso, con ganas de dar un final “apropiado” a un programa emblemático. Reveló que sus recuerdos más preciados sobre la serie incluyen bichos: la tarántula que caminó por su brazo, las abejas, los gusanos. Tener una abeja en el capítulo final también es un homenaje a eso. Por su parte, Ted Danson –quien asumió liderar el programa en sus años recientes- afirmó que trabajar con Petersen fue un lujo, porque no lo habían hecho desde hace casi tres décadas cuando participaron juntos en una película. Sus personajes en CSI nunca se habían visto, como quedó claro cuando fueron presentados en la oficina de uno que antes era del otro. “Creo que los fans valorarán las relaciones del capítulo final. Es una gran historia, pero al final tienes a Gil y Sara juntos, y puedes ver a los actores de nuevo. Es por los fanáticos, para que tengan un cierre”. Misma opinión tuvo Marg Helgenberger, quien retomó el personaje de Catherine luego de casi cuatro años sin interpretarlo.

La historia cerró bien en un episodio final de dos horas completas, que es archivado ya como una película para televisión con título propio, CSI: Inmortality –sin el “Las Vegas”–, y le dio punto final al programa que superó a sus propias derivaciones, pues se mantuvo en el aire 15 años seguidos (Miami duró 10 temporadas y New York 9), aunque adelantado al cronograma anunciado en mayo pasado cuando se dijo que esas últimas dos horas se emitirían en 2016, según reportó en su momento The Wrap. El programa termina en el mismo año en que se convirtió en el drama televisivo emitido simultáneamente en la mayor cantidad de países (171 el pasado 4 de marzo), por lo que recibió el récord Guinness.

Además, deja como abanderada solamente a CSI: Cyber –donde recalará el personaje de Ted Danson ahora divorciado y colmado de tanto cadáver–, que a pesar de haber recibido renovación para una segunda temporada que comenzó este mes de octubre, ha despertado feroces críticas de especialistas que han señalado la falta de rigurosidad en los métodos de las ciencias forenses digitales que aplica el personaje de Patricia Arquette. La revista Wired lo calificó como “uno de los procedimientos policiales más absurdos emitidos en televisión”.

Los televidentes y fanáticos de Latinoamérica, no obstante, debieron fajarse a buscar por Internet o esperar la repetición de este jueves 29, porque el domingo el canal AXN cometió un error terrible para cualquier adicto a la serie: no emitió la primera parte, sino la segunda hora dos veces. Un final de película… de terror.