Siria se muere de risa

Entre guerra y desgracia, aun sobrevive el humor. Con risas y comedia se desarrolla una serie de Youtube en los barrios rebeldes de la ciudad Alepo, al norte de Siria. La producción ha causado polémica en el mundo entero. Racha, la pequeña protagonista , demuestra la realidad que se vive a su alrededor, una condena a raíz de la lucha

Siria se muere de risa

Racha, una niña de nueve años, se convirtió en una estrella en YouTube al protagonizar una comedia que narra con humor la vida en Alepo, una de las ciudades más castigadas por la guerra en Siria.

La serie de 30 episodios, titulada “Um Abdo al-Halabiya” (Oum Abdo de Alepo) y filmada en los barrios rebeldes de esta ciudad del norte de Siria, fue vista decenas de miles de veces en Youtube. La niña juega el papel de un ama de casa que cuenta sus peripecias en medio de los bombardeos y penurias de la antigua capital económica de Siria, todo eso imitando perfectamente los gestos, la entonación y los cotilleos típicos de las mujeres del país.

El tono es marcadamente antirrégimen y la niña critica al presidente Bashar al Asad que los rebeldes llevan más de tres años intentando derrocar. Pero también se burla amablemente de los insurrectos. Vestida a menudo con una dishdasha (ropa árabe tradicional), habla por telefóno con su hermana que vive en una barrio prorrégimen en Alepo, donde la falta de agua es común. Um Abdo ironiza: “¿También laváis vuestra ropa a mano? ¡Y yo que pensaba que las regiones leales al régimen vivían con lujo!”

“El humor va directo al corazón”, explica a la AFP el director Bashar Hadi, que se encuentra en un sector rebelde de Alepo. “La serie quiere romper la tristeza de nuestro pueblo, dibujar una sonrisa.

“Oír el gorjeo de los pájaros”

En otras escenas, la niña camina en medio de ruinas reales, cementerios de “mártires”, declamando largos monólogos nostálgicos. “Sueño con un país seguro, donde los niños regresan y se suprime la palabra refugiado”. Y el tono se vuelve más militante y llama a “vengar a aquellos que sacrificaron su juventud para vencer a la opresión”.

“Sueño con gritar de alegría en la plaza Saadalah al Jabiri (en el centro de Alepo) cuando caiga ese faraón (Bashar al Asad). Que dios le maldiga”, suelta. Otro episodio muestra un helicóptero que lanza “barriles con explosivos”, un arma empleada por el régimen y que ha dejado miles de muertos. “Sueño con mirar el cielo y solo oír el gorjeo de los pájaros”, dice la niña.

“Racha representa esa generación de niños atrapados por la guerra, pero que se convirtieron en un símbolo de resistencia”, explica el director. Con su voz, “queremos dar a conocer nuestro sufrimiento tanto a los opositores como a los seguidores del régimen, los árabes y los europeos”.

Durante el rodaje en sectores bombardeados a diario, el peligro acechaba cada momento al equipo. “Caían obuses muy cerca de nosotros y teníamos que aplazar el rodaje”, cuenta Hadi. Para la iluminación, los técnicos semiprofesionales contaban con baterías de coche o generadores, cada vez más difíciles de encontrar.

El éxito de la serie, difundida en julio durante el ramadán, dio sus frutos: pronto será emitida en canales de televisión árabes. La pequeña productora, con base en Turquía, quiere ponerle subtítulos para “transmitir el mensaje al mundo entero”.

Un mensaje de esperanza según Hadi. “Se puede ser creativo en tiempos de guerra. Tendremos esperanza hasta que la sociedad siria sea libre”.