La “neodictadura” de Maduro

Es un acto de pereza intelectual endilgar una etiqueta para explicar la crisis política y de gobernabilidad de Venezuela. Para algunos es autocracia y para otros “neodictadura”, como acuñara Henry Ramos Allup. Lo cierto es que el país se desbarranca en un twilight zone en el que Maduro usa las instituciones para afianzarse en el poder en tanto reprime a la oposición

La “neodictadura” de Maduro

Parafraseando a don Luis Miquilena, alguien podría preguntarse: ¿Con qué se come esto? Para defenderse de la crítica interna y externa, el presidente Nicolás Maduro asomó su propio concepto. “Aquí lo que hay es un ‘dictapueblo’, que es el que dicta pa’ dónde debemos ir, cómo debemos ir, con quién debemos ir, el pueblo dicta, nosotros cumplimos”, definió el Jefe de Estado su modelo de gobierno el 20 de octubre de 2016.

En la oposición siempre ha habido matices. “Este sistema nosotros lo hemos calificado como dictadura, una dictadura del siglo XXI, una dictadura a color, pero a fin de cuentas una dictadura. Pero para no polemizar si es o no una dictadura, quedémonos en el punto de encuentro que concluye que el origen de la crisis generalizada es el sistema. Es decir, el origen del problema es político y su solución tiene que ser política”, razonó el fundador de Voluntad Popular, Leopoldo López, en una carta que envió desde la cárcel militar de Ramo Verde el 14 de julio de 2014.

Cita-6-neodictadura

Sin embargo, las últimas acciones ejecutadas por el Gobierno chavista contra el referendo revocatorio parecen haber zanjado el debate en el seno de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). “Hoy venimos a decir de manera oficial que en Venezuela se ha dado un golpe de Estado continuado, que tuvo su culminación con el robo del voto”, declaró el diputado Julio Borges, jefe de la bancada de la Unidad, en la sesión especial que la Asamblea Nacional (AN) celebró el domingo 23 de octubre.

El presidente del Poder Legislativo, Henry Ramos Allup, suscribió la tesis del “golpe de Estado continuado” y afirmó que el “quebrantamiento del orden constitucional” convertía al régimen de Maduro en una “neodictadura”. “No cabe duda de que esto es una dictadura con sus propios procedimientos. Por ejemplo, las elecciones: las respetan cuando las ganas, pero no cuando las pierden”, abundó el líder de Acción Democrática (AD).“Solo las dictaduras despojan a sus ciudadanos de derechos, desconocen el Legislativo y tienen presos políticos”, sentenció el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, luego de conocer los fallos judiciales que suspendieron la recolección del 20% de las firmas del Registro Electoral para la activación del referendo revocatorio. El diplomático uruguayo agregó que “hoy estamos más convencidos que nunca del rompimiento del sistema democrático”.

Cita-5-neodictadura

No se trata de una simple disputa teórica. La caracterización de la administración chavista tiene efectos prácticos, como ya lo alertó el presidente de Argentina, Mauricio Macri. “Estamos muy preocupados por Venezuela. La declaración que hizo el congreso (AN) es muy contundente y nos acerca a confirmar que en estos términos Venezuela no puede ser parte del Mercosur. Como ya he dicho, en Venezuela no se respetan los derechos humanos”, enfatizó Macri.

Sin etiquetas

Antes de ofrecer su veredicto, el profesor Ángel Álvarez señala que prefiere el enfoque cuantitativo por encima de las tipologías de régimen. A su juicio, imponer etiquetas rígidas impide captar la dinámica real de los fenómenos políticos. “Decir ‘este régimen es una democracia’ y aquel otro es una ‘dictadura’ es como decir ‘acá hace frío y allá hace calor’, cuando todo el mundo sabe que ‘calor’ y ‘frío’ son categorías imprecisas y llenas de subjetividad”, reflexiona el profesor y consultor en Ciencias Políticas.

Álvarez emite su opinión tomando como referencia las bases de datos comparativas de V-Dem —organizada por el Departamento de Ciencia Política de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) y el Instituto Kellogg de la Universidad de Notre Dame (EEUU)— y Polity de la Universidad George Mason (EEUU).“En Polity de 2013, Venezuela obtuvo 4 puntos en la escala de democratización —donde -10 es autoritarismo pleno y 10 es democracia plena. No se han publicado los reportes de 2014 y 2015, pero es probable que el puntaje actual sea mucho más bajo, alrededor de cero o negativo. Eso significa que los componentes electorales-competitivos —y el ejercicio de los derechos correspondientes— han disminuido y los componentes autoritarios han subido”, detalla el experto.

APTOPIX Venezuela Opposition

Cita-4-neodictadura

Desde una perspectiva científica, estima que la expresión “neodictadura” no aporta nada distinto a la evaluación sobre el proyecto chavista. En primera instancia, observa que “regímenes como el venezolano no son nada nuevos, ni en términos comparativos —es decir, viendo la historia de América Latina, África, Asia y Europa del Este— ni en términos de la propia historia venezolana”.“En segundo lugar, la palabra ‘dictadura’ pareciera referirse a una realidad estática que no puede hacerse más autoritaria ni transitar gradualmente a más democracia. Ambas cosas son falsas. Aún hay mucho espacio que perder en términos de derechos y tampoco es imposible que gradualmente el régimen se haga menos autoritario”, indica Álvarez, quien añade que las “etiquetas simplificadoras”, útiles para los dirigentes y la población en general, terminan confundiendo y entorpeciendo las mediciones objetivas.

Ser o no ser

“Hay cinco estadios en reversa: Democracia imperfecta —o esperada—, semidemocracia, democracia fracturada, autocracia, dictadura. ¿Dónde estamos?”. Con este tuit, el politólogo Daniel Varnagy se interna en la discusión sobre el perfil del régimen madurista.El académico de la Universidad Simón Bolívar (USB) apunta que entre 2004 y 2006 el chavismo sentó las bases de una “democracia fracturada”, que liquidó la separación de los poderes públicos pese a mantener las “apariencias” del sistema democrático. “La República ya no existe, pero permanecen elementos que generan confusión: en Venezuela hay cinco poderes con jefes y que generan productos, lo que pasa es que el sustrato de esos productos está fracturado del concepto de democracia real, que significa la posibilidad de que en un Estado de Derecho todos los ciudadanos estén subsumidos en el imperio de la ley”, acota.

Cita-3-neodictadura

Para despejar la duda de “¿dónde estamos?”, el investigador de la USB considera indispensable delinear claramente las ideas, marcando sus diferencias. “La autocracia es un sistema institucional de tenencia del poder. Esa tenencia institucional, sea o no homogénea, es autoritaria, usa la represión selectiva contra la disidencia y las instituciones siguen funcionando, pero hay unas que están descartadas en cuanto a su capacidad de efectividad, al tiempo que otras conservan o potencian esa capacidad”.En cambio, en la dictadura “el concepto de institución desaparece y se genera el concepto de mandatario sin oposición institucional a través de un sistema de represión colectiva. Este sistema es equivalente a la monarquía, en el sentido de que una persona en sí misma tiene la representación del Estado de manera ilegítima”, compara Varnagy, que para ilustrar su exposición cita como ejemplo a dos socios del chavismo: “Cuba es una dictadura, China es un comunismo autocrático”.

Cita-2-neodictadura

Aclarado los puntos, Varnagy opina que Venezuela se balancea entre la “democracia fracturada” y la autocracia. En este último escenario, precisa el especialista, Maduro se ve obligado a perfeccionar la “gobernanza negativa”, que utiliza a las instituciones para afianzarse en el poder, mientras asfixia a la oposición, eliminando la posibilidad de que pueda ejercer su rol de contrapeso propio de una democracia.

¿Puede seguir Venezuela cuesta abajo en la rodada hasta hundirse en el foso de la “neodictadura” que denuncia Ramos Allup? Varnagy no lo descarta, pero advierte que esto solo ocurrirá si “la falta de método y el excesivo personalismo dentro de la oposición permiten que aumente la gobernanza negativa”.

Cita-1-neodictadura