Caracas vs Táchira: el clásico más igualado de los últimos tiempos

Caracas y Táchira se enfrentan en un nuevo clásico. Será el partido número 109 entre ambas escuadras y en una instancia decisiva, a la que llegan luego de cumplir como líderes en sus correspondientes grupos y alcanzar una victoria y un empate en el comienzo de la Fase Final. Analizamos la actualidad de cada equipo

Caracas vs Táchira: el clásico más igualado de los últimos tiempos

Casi un año ha transcurrido desde el último enfrentamiento entre los más enconados rivales del fútbol nacional. Sin entrar en discusiones vanas, el partido que más atracción genera en nuestro país es éste. ¿Un ejemplo? Un amigo que gusta más del fútbol europeo que del local me ha pedido que le ayude a comprar 10 entradas en la tribuna para ir el domingo a ver el juego en el Olímpico. Hay interés en este choque.

Será el partido número 109 entre ambas escuadras y en una instancia decisiva, a la que llegan luego de cumplir como líderes en sus correspondientes grupos y alcanzar una victoria y un empate en el comienzo de la Fase Final. Ambos lideran la tabla con cuatro puntos (Caracas es primero por diferencia de goles). En el historial, El Rojo irá por la igualdad de victorias, ya que tiene 34 por 35 del aurinegro.

Números aparte, el del domingo será el clásico más igualado de los últimos tiempos: todos coinciden en que son los equipos en mejor forma del país. Los resultados avalan este concepto, pero el juego, lo que ofrecen en el terreno, demuestra que ambos son los más serios aspirantes a ganar este particular torneo cuya estructura dependió de la pandemia. Son los dos mejores equipos, sin duda.

Ambos han consolidado un once titular con esquemas muy similares (el 4-2-3-1 es la puesta en escena siempre desde el vamos), pero diferenciados en la forma de mostrar sus cartas de presentación: Táchira te ataca en manada y las bandas el terreno fértil de la generación de su juego ofensivo. Caracas elabora más su circulación ofensiva pero cuando quiere contragolpear, manda a sus velocípedos africanos a destrozarte. Es la única forma en que se separan los conceptos de ambos. Por ello, desgranamos una a una las zonas del campo para comparar la forma de ambos.

Arco: Caracas ha consolidado a Beycker Velásquez tras probar suerte con el juvenil Wilbert Hernández. Hasta Cristhian Flores tuvo oportunidades en la búsqueda de una estabilidad en el arco que encontró justo en esta fase decisiva. En Táchira, Christopher Varela ganó la confianza que tanto se puso en duda al comienzo de campaña, pero el COVID maldito lo ha dejado fuera en este arranque de Fase Final. Diego Valdés ha respondido a la altura, incluso siendo figura contra La Guaira, pero la experiencia y titularidad del meta de Caracas (ex Táchira, por cierto), le da la ventaja.

Defensores centrales: Hay variaciones en ambos equipos. La acostumbrada dupla roja Osío–Rivero se ha interrumpida en su continuidad por las molestias de Kaki en los últimos cotejos. Rosmel Villanueva ha ocupado su lugar con solvencia. En Táchira, lesiones y sanciones han hecho que Tolisano haya variado un sinfín de oportunidades el dúo defensivo pero con la vuelta de Minino Flores, el utilitario del plantel, hay solvencia junto con el joven Quintero. Aunque Táchira haya encajado muchos goles en la campaña, llega mejor al partido en este apartado.

Laterales: Táchira hace muchísimo daño con la incorporación de sus laterales al ataque. Camacho y Granados pasan constantemente y acompañan siempre la generación de fútbol ofensivo. Por eso, al aurinegro suelen hacerle mucho daño los equipos que explotan las bandas, pero el retroceso en apoyo de los extremos y volantes es una función que saben cumplir muy bien los protagonistas. Fereira y Notaroberto son indiscutibles, aunque solo el lateral derecho apoya en labores ofensivas. Ventaja para Táchira.

Volantes centrales: Ambos equipos derrochan poder en esta zona, aunque con pequeña ventaja en continuidad para la pareja roja. Edson Castillo y Leo Flores han hecho una campaña inolvidable, siendo los motores de todo el engranaje del equipo de Noel Sanvicente. En cambio, en Táchira, Maurice Cova recupera su mejor versión tras superar una lesión y por veces se nota que extraña a Michael Covea, su antiguo partner, hoy en Rosario Central. David Zalzman se acopló cuando más se le necesitaba como escudero de Cova, pero su labor mixta hace que el de Santa Ana se vea comprometido a labores más de recuperación. Ventaja para Caracas.

Creadores: Táchira presenta su principal basa en esta zona. El trío Chacón – Pérez Greco – Góndola llega en su momento más dulce. Todos se desdoblan y ejercen cualquier función ofensiva – defensiva en su hábitat, de manera magistral. Aunque en los últimos partidos no han sido tan determinantes como en el tramo final de la fase de grupos, son una amenaza. En Caracas, Richard Celis y Osei Bonsu se postulan como los mejores en su posición en el campeonato, pero el tema de dónde ubicar el juvenil, obligó a Sanvicente a sacar a un peso pesado como Echeverría para meter en su lugar a Sulbarán. Si bien el norma ha rendido al nivel esperado, no es lo mismo que contar con aquel trío donde el 22 era el enganche. Ventaja para Táchira.

Atacante: Si bien Lucas Gómez vive un gran despertar goleador en el momento más decisivo del campeonato, Samson Akinyoola lleva ventaja por los goles que hace y la cantidad de recursos que ofrece para ser determinante en el ataque. Su potencia, velocidad y puntería lo hacen, hoy por hoy, el mejor futbolista del campeonato. Ventaja para Caracas.

Será un partido hermoso entre los máximos aspirantes al título. El fútbol nacional agradece que los llamados a ser protagonistas, cumplan y con creces. Ojalá que el espectáculo en el Olímpico sacie las expectativas que se han levantado. ¡Partidazo!