Ver otras firmas

Valentina Gil

Valentina Gil

Tiene 21 años viviendo en comunismo. Le apasiona leer novelas y cómics. Intenta formarse como escritora con la práctica. Actualmente estudia Comunicación Social en la UCAB, porque le dio pereza hacer el cambio a Letras.

Es ansiosa, pero "echada pa'lante". Sus rasgos más destacables son la tez amarilla y la inconfundible boca colorada. Batman es su héroe favorito y ama todo lo relacionado con Star Wars. Aunque su cara exprese un malhumor eterno, le gusta hacer chistes de todo.

Artículos Destacados

Los presos de Maikel Moreno

Los presos de Maikel Moreno

Un video viral menciona -y no en buenos términos- a Samuel Moreno, el hijo del presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno. No es la primera vez que está involucrado en un caso espinoso. Junior Rojas y Melvin Farías estuvieron presos durante más de un año en la Dgcim, hasta justo antes de la visita a Venezuela de Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, por un altercado con el heredero del magistrado

Los primeros 100 días de Guaidó, esperanza y persecución

El presidente de la Asamblea Nacional cumple sus primeros 100 días al frente del Legislativo, siendo su proclamación como "presidente encargado" del país el asunto más destacado de su corta gestión. En el seno del parlamento se discuten y aprueban acuerdos y leyes de impacto limitado, mientras en las calles bulle el ánimo renacido de quienes ve en el varguense la esperanza para cerrar el ciclo chavista. Sobre su cabeza, entretanto, abundan las amenazas de cárcel, soportadas por un andamiaje jurídico que Nicolás Maduro ha venido adelantando

Los primeros 100 días de Guaidó, esperanza y persecución

El presidente de la Asamblea Nacional cumple sus primeros 100 días al frente del Legislativo, siendo su proclamación como “presidente encargado” del país el asunto más destacado de su corta gestión. En el seño del parlamento se discuten y aprueban acuerdos y leyes de impacto limitado, mientras en las calles bulle el ánimo renacido de quienes ve en el varguense la esperanza para cerrar el ciclo chavista. Sobre su cabeza, entretanto, abundan las amenazas de cárcel, soportadas por un andamiaje jurídico que Nicolás Maduro ha venido adelantando

¿Qué nos depara el futuro si el chavismo sigue en el poder?

El 28 de enero de este año, el Departamento del Tesoro de EEUU emitió sanciones contra la empresa Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (Pdvsa). El acceso a las cuentas de la República quedó totalmente bloqueado y 7.000 millones de dólares fueron congelados. Sin la posibilidad de exportar petróleo, la expectativa e incertidumbre sobre lo que pasará después crece 

¿Qué nos depara el futuro si el chavismo sigue en el poder?

El 28 de enero de este año, el Departamento del Tesoro de EEUU emitió sanciones contra la empresa Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (Pdvsa). El acceso a las cuentas de la República quedó totalmente bloqueado y 7.000 millones de dólares fueron congelados. Sin la posibilidad de exportar petróleo, la expectativa e incertidumbre sobre lo que pasará después crece

Petrochequera e ideología, la política exterior de la revolución

Con el ascenso del chavismo en el poder, a partir de la llegada de Hugo Chávez a Miraflores al ganar sus primeras elecciones de 1998, el esquema de las relaciones internacionales sufrió una reestructuración total. Dejando a un lado la prudencia que exige la diplomacia, el “comandante” emprendió una política exterior conflictiva y personalista, enfocada en exportar los ideales de la Revolución Bolivariana a lo largo y ancho de Latinoamérica, siguiendo los patrones de Fidel Castro.

Cuando no hay cómo pagar ni dónde caerse muerto

La muerte es una certeza. Tarde o temprano a todos les llega la inevitable hora. Lo que no es seguro es si quienes quedan en vida podrán costear un entierro digno, sobre todo en hiperinflación. La crisis no respeta el descanso eterno de los difuntos, ni el luto de los venezolanos

Estragos de la revolución: los sacrificios para no morir de hambre

Cuando la necesidad golpea en el estómago y no hay con qué llenarlo, el desespero envuelve a los hambrientos. La grave crisis alimentaria y el limitado poder adquisitivo han puesto a más de un venezolano contra las cuerdas. En cuanto se acaba “lo poco que hay”, el valor económico se antepone al sentimental y obliga a prescindir de los objetos preciados para poder comer