Detienen al "asesino de Grindr" en un pueblo de Argentina

En febrero de 2018, el argentino Julián Ovejero apuñaleó entre 40 y 50 veces a Najuzatih Dias, de 35 años, después de tener relaciones sexuales. Al día siguiente huyó y se refugió en una pequeña población de Tucumán. Lo encontraron rastreando las redes sociales propias y ajenas

Detienen al "asesino de Grindr" en un pueblo de Argentina

La colaboración policial entre España y Argentina logró detener en Tucumán a Julián Ovejero, conocido como «el asesino de Grindr», por el homicidio del puertorriqueño Najuzatih Zahell Dias, hace tres años.

Lo capturaron tras una pesquisa de sus redes sociales, según confirmó una fuente policial a Efe.

En febrero de 2018, Julián Ovejero apuñaleó entre 40 y 50 veces a Najuzatih, de 35 años, después de tener relaciones sexuales. Lo dejó tirado en la cama de su domicilio en Carabanchel. Al día siguiente huyó, tomando un vuelo a Perú y de allí a Argentina, su país. Al puertorriqueño, lo encontró un amigo días después.

Julián y Najuzatih se conocieron a través de Grindr, una red de citas homosexuales. En ese entonces, el argentino tenía 26 años y estudiaba actuación en España.

Naju, como le llamaba su círculo cercano, era natural de Puerto Rico, se dedicaba a la informática y a su llegada a España se había cambiado el nombre.

Rastreo en redes propias y ajenas

Los agentes analizaron al entorno social de la víctima, que era muy activo debido al uso de redes sociales. Cuando inspeccionaron el teléfono celular comprobaron que había quedado con otro hombre a través de Grindr.

Las cámaras de seguridad del edificio fueron revisadas por los investigadores, quienes centraron las pesquisas en un sospechoso, cuyo rostro figuraba como amigo en redes sociales del fallecido.

El «asesino de Grind» fue localizado finalmente en La Bombilla, un pequeño pueblo de San Miguel de Tucumán. Lo capturaron rastreando no solo sus redes sociales, sino también las de familiares y amigos.

Por las fotos de sus perfiles sociales, los agentes españoles comprobaron que frecuentaba una cafetería de esa localidad. Le dieron la información a la policía argentina, que fue a buscarlo hasta La Bombilla.

Los investigadores recogieron ADN en el domicilio del detenido y lo cotejaron con restos aparecidos en el escenario del crimen, con resultado fue positivo.

El «asesino de Grindr», tres años después, finalmente fue capturado.