Almodóvar y Amenábar competirán en los Premios Goya

"Dolor y Gloria" llega reforzada por su doble candidatura en los Óscar, donde competirá en las categorías de mejor película internacional y mejor actor

Los premios Goya vivirán el duelo estelar entre los directores Pedro Almodóvar y Alejandro Amenábar y verán desfilar por la alfombra roja a Penélope Cruz, Antonio Banderas y Antonio de la Torre, en su gala este sábado en la ciudad andaluza de Málaga.

Las dos cintas más nominadas en esta gran cita anual del cine español son «Mientras dure la guerra» (17 categorías), el filme sobre la contienda civil española del hispanochileno Amenábar, y la autobiográfica «Dolor y gloria» (16 categorías), la última entrega de Almodóvar.

«Dolor y Gloria» llega reforzada por su doble candidatura en los Óscar, donde competirá en la categoría de mejor película internacional, y su protagonista, Banderas (que interpreta al propio Almodóvar), en la de mejor actor.

Amenábar, ganador de dos estatuillas a mejor director por «Mar adentro» y «Los otros», y otra más a mejor director novel por «Tesis», intentará convertirse en el realizador más premiado de los Goya, con esta cinta sobre las angustias del filósofo Miguel de Unamuno en los primeros meses de la guerra civil, en 1936.

En la categoría a mejor película, y con 15 nominaciones en total, concurre también otra gran cinta sobre la guerra civil, «La trinchera infinita», de los realizadores vascos Aitor Arregi, Jon Garaño y José Mari Goenaga, famosos por su drama histórico «Handia» (10 estatuillas en 2018).

Su nueva entrega cuenta la historia de un «topo» (Antonio de la Torre) escondido en su propia casa durante tres décadas para evitar represalias de la dictadura franquista. Las tres competirán a la mejor película junto con «Intemperie», de Benito Zambrano, y «Lo que arde», de Oliver Laxe.

El goya a mejor dirección se decidirá entre Almodóvar, Amenábar, Laxe y los realizadores de «La trinchera infinita».

«La Odisea de los giles», en liza

La gala de la 34ª edición de los Goya se celebrará a partir de las diez de la noche, hora local, en el palacio de deportes Martín Carpena de Málaga, con aforo para más de 3.000 personas.

Entre los que confirmó asistencia está el presidente del gobierno, Pedro Sánchez.

Los presentadores serán la actriz y humorista Silvia Abril y el cómico, presentador y productor Andreu Buenafuente, en una gala que se anuncia como un espectáculo total.

«Este año la gala pretende ser un show de entretenimiento visual», dijo Silvia Abril.

En la categoría a mejor actriz competirá Penélope Cruz, que interpreta en «Dolor y gloria» a la madre de Almodóvar, su director fetiche. Tendrá delante a la emergente Belén Cuesta («La trinchera infinita»), y también a Greta Fernández («La hija de un ladrón») y a María Nieto («Madre»).

La pelea será igualmente apretada en la categoría de mejor actor.

Ahí estarán dos malagueños Antonio Banderas, y Antonio de la Torre, ganador el año pasado por su papel de político corrupto en «El Reino». Pero también otros dos clásicos: Karra Elejalde, en la piel de Unamuno en «Mientras dure la guerra», y el rocoso y vengativo Luis Tosar en «Quien a hierro mata».

Nominaciones iberoamericanas

Por otro lado, «La odisea de los giles», protagonizada entre otros por Ricardo Darín y su hijo el Chino, intentará mantener la hegemonía argentina en el apartado de mejor película iberoamericana.

Se disputará la estatuilla con otras tres: la chilena «Araña», de Andrés Wood -un thriller sobre un grupo fascista que quiso derrocar a Salvador Allende-, la costarricense «El despertar de las hormigas», un alegato contra el machismo de Antonella Sudasassi, y la colombiana «Monos», el drama de ocho jóvenes reclutados como guerrilleros.

El Goya de Honor a su carrera será para la actriz y cantante Pepa Flores, más conocida como «Marisol», todo un icono del cine español de los años 60. Aunque la gran incógnita está en ver si acude a la cita esta artista retirada desde hace tiempo de los focos.

Barcelona brilla antes del clásico contra Real Madrid

El partido se planteó como un nuevo desafío para el Barcelona ante un rival que le iba a apretar desde el primer instante e impedirle sacar el balón con alegría. Tanta es la presión en el Camp Nou contra su equipo por la salida del balón desde Ter Stegen que en el minuto 6 el público ya silbó al portero cuando éste tuvo el balón en los pies.