María Corina eliminada de "Bailando con los diputados"

La prensa tradicional se suma al ritmo que marca la rocola roja rojita al momento de priorizar la información sobre las inscripciones de las candidaturas, mientras quedan en silencio los cuestionamientos a los nombres postulados o el rol que, en verdad, debe cumplir un parlamentario electo y un medio de información

María Corina eliminada de "Bailando con los diputados"

Lunes 3 de agosto de 2015. El Consejo Nacional Electoral abre formalmente las inscripciones para postularse como candidato a la Asamblea Nacional. María Corina Machado, diputada electa en las parlamentarias del 2010 y destituida por la directiva de la Asamblea Nacional en 2014, acude a la sede de la Junta Electoral del Estado Miranda para presentar su candidatura. Su petición es rechazada. Una inhabilitación administrativa por parte de la Contraloría General le impide formalizar su inscripción, por lo cual Machado se ve obligada a nombrar en su lugar a la socióloga Isabel Pereira.

Es, a todas luces, una noticia importante. En las elecciones parlamentarias del 2010, Machado obtiene el 85,28% de los votos en el Estado Miranda, convirtiéndose así en la candidata electa con más votos en todo el país. Su arbitraria destitución tras asistir a la Organización de Estados Americanos para denunciar los abusos gubernamentales en las protestas de febrero del 2014, fue conocida por el mundo entero. Le convenga o no al gobierno e inclusive a la oposición, María Corina Machado es un personaje importante en la palestra pública y el rechazo de su postulación constituye a todas luces una noticia.

Los medios impresos, sin embargo, opinan de manera distinta. El martes 4 de agosto de 2015, 42 medios impresos en Venezuela dan cuenta del desarrollo de las inscripciones ante el CNE el día anterior. De ellos, solo el 38%  informan sobre María Corina Machado en su portada. En contraste, el 80% de los periódicos reseñan a uno o más candidatos del Gran Polo Patriótico dados a conocer por Nicolás Maduro en un acto celebrado también el día anterior los cuales incluyen al cineasta Carlos Azpúrua, el medallista olímpico Rubén Limardo y el cantante Roque Valero. Hasta Ricardo Sánchez, otrora suplente de Machado y ahora madurista ungido, aparece en portada.

Bienvenidos a la apuesta farandulera del Gobierno Nacional. Toda una maquinaria de nombres con suficiente star power como para poder ofrecer titulares en medios que no cuestionan las aptitudes profesionales y compromiso personal de sus candidatos para ejercer el cargo a diputado. A María Corina, el fó mediático. Más importante es informar que en el saco del chavismo van metidos tres primeras damas roja rojitas, la madre de los hermanos Primera, un puñado de militares y seis ministros que ya están acostumbrados a rodar su silla de oficina en oficina. Y en letras chiquitas así como para que nadie se dé cuenta: Diosdado va en voto lista.

Ningún medio cuestiona si nuestro medallista y orgullo nacional, Rubén Limardo, tendrá tiempo de debatir sobre leyes mientras se prepara para Río de Janeiro 2016. Ninguno pregunta si Roque Valero sabrá que las leyes no se escriben en versos. ¿Qué importa que la ex diputada Machado no se pueda inscribir?  “¡Unión Perfecta!”, “Listo la Lista”, son los titulares más comedidos que dan cuenta del roster ofrecido por Nicolás Maduro. Por lo menos no hicieron como Últimas Noticias que descaradamente tituló: “Trabuco rojo viene con caras nuevas”. Eso debe ser con la rapera Rodbexa.

Por lo menos ya sabemos que la estrategia del Gobierno para las elecciones es: inhabilitar lo más que pueda a la oposición y dar comienzo a un reality show llamado: “Bailando con los Diputados”. Todo un circo mediático que prometerá muchas cotufas y pocas propuestas de leyes. Cuando todo indica que el precepto constitucional que dice: “Toda persona tiene derecho a la información oportuna, veraz e imparcial, sin censura”… ya fue enmendado para que culmine con la frase: “A menos que quieras saber sobre la inscripción de María Corina Machado”, los diputados que lograrán leyes de cambio son lo que menos le importa al Gobierno.