Líderes estudiantiles: mismo reto para una nueva promoción

Jóvenes de fe y fuerza con intereses por encima del estudiante común. Todos respetan dos conceptos: ciudadanía y democracia. Son las nuevas caras de los movimientos universitarios. Dan ejemplo tanto en sus casas de estudios como en las calles y ponen en la mesa política sus estrategias antes de las parlamentarias

Líderes estudiantiles: mismo reto para una nueva promoción

La generación del 28, hito de reclamo y rechazo a Juan Vicente Gómez, es un ejemplo. La potencia universitaria de 2007 es otro más cercano de la historia contemporánea. Ambos al revisar sus páginas lo ponen a trasluz: Venezuela sirve en bandeja de oro las trifulcas que, desde la universalidad, han incendiado los chamos de manos blancas. El propósito: libertad.

“Los estudiantes han sido la esperanza de este pueblo desde décadas atrás”, dice Carlos Guzmán, concejal de la Universidad Santa María. Su determinación aguerrida pero sin balas y con argumentos —armas poderosas— ha puesto coto a gobiernos militares y dictaduras. Hoy, en un contexto social y político diferente y en circunstancias precarias que incluyen el temor a la protesta democrática, las cabecillas de los movimientos estudiantiles lideran las posibilidades de cambio.

El nuevo semblante

Luego del protagonismo de quienes arrostraron las protestas de 2014, Carlos Vargas, Yeiker Guerra, Hilda Rubí, entre otros, una nueva camada desvela su identidad. Tomó la batuta y, pese a que el pueblo ya la ha escuchado, da aires frescos. La mayoría sostiene el mismo objetivo: la lucha democrática en Venezuela.

Rostros llenos de juventud o colágeno —que es lo mismo— desbordan también inteligencia y determinación. David Mirabal, presidente adjunto del Centro de Estudiantes de Derecho de la Universidad Central de Venezuela (UCV), y Jesús Valerio, presidente de la Federación de Centros de Estudiantes de la Universidad Simón Bolívar (USB), se alzan desde sus campus autónomos. De maneras cordiales y precisas, se expresan con confianza y buen manejo teórico —que no siempre en la práctica funciona—, a diferencia de sus homólogos de instituciones privadas. Saben del quehacer político. “Aristóteles lo dijo: ‘Zoon politikón’. La política tiene que ver con la vida cotidiana y la manera en que nos relacionamos en el mundo. Mis intereses serán los intereses de todos”, explica Mirabal.

DavidMirabal

“No debe despertar curiosidad los cuadros de liderazgo y menos la renovación de quienes asumen el mando en los movimientos estudiantiles. Debe convertirse en un proceso natural de evolución”, afirma el ucevista, quien, al igual que sus pares, no vacila en asegurar que ellos tienen los mismos propósitos indistintamente del lugar o credo: ganas de trabajar, apuesta en su cometido, desarrollo y producción para el país.

Salta a la vista la esperanza que los embarga, aunque unos más fatalistas se precipiten a pontificar que es cosa de la edad. Creen, sueñan y se arriesgan al decir que el cambio social va de la mano de ellos… los estudiantes. “La conexión entre los movimientos de las universidades autónomas o privadas da como resultado una de tipo nacional sin torceduras ni flaquezas”, explicó Alexander Useche, concejal universitario de la Universidad Católica Andrés Bello.

AlexanderUseche-climax

Al unísono, todos concuerdan en que las próximas generaciones necesitan de preparación, organización y madurez al momento de formular propuestas y soluciones para la reconstrucción nacional. Coinciden en que es necesario forjar la autoestima del ciudadano para asumir con responsabilidad la toma de decisiones.

cita3

Homogeneidad en la cruzada

“Prepararnos como ciudadanos es fundamental para plantarse frente al cambio social, político y económico que se viene dando en los últimos años en Venezuela”, vuelve Guzmán. Sus batallas son una oportunidad para materializar las propuestas: el criollo debe ser responsable de ejercer sus derechos. “En épocas donde reina el desasosiego, los adalides estudiantiles somos estímulo para el pueblo. Exhortamos a participar, sobre todo ante situaciones como las de este año: las elecciones parlamentarias”, suscribe Guzmán, de la USM.

El mensaje de apoyo, para las cabecillas, ha de generar un discurso que impregne e impele conciencias. Debe empezar por las masas de todo el territorio. Eusebio Costa, presidente del Centro de Estudiantes de la Universidad Católica Santa Rosa, insistió en que hay que pensar en futuro. “La sociedad no está preparada para lo que viene, no maneja nada bien el tema. Y genera miedo”, afirma.

eusebiocosta-climax

Todos los frentes son válidos, la lucha no solo está en la calle. Es necesario que exista autoridad en todas las arenas o rines de boxeo. “Desde nuestros respectivos lugares cada quien debe dar su aporte. Abandonar al país nunca es la opción”, aconseja Oscar Leandro, presidente del Centro de Estudiantes de la Universidad Metropolitana.

Oscarleandro-climax

Hacia las parlamentarias

El objetivo que despunta en la agenda es ofrecer apoyo. Los estudiantes caraqueños coinciden en que su rol es primordial para estos comicios. Se enfocan en el sufragio. Estudian la importancia y estrategias para sumar, sin reparar en toldas. Les corresponde dar una respuesta y servir de modelo a generaciones que están saliendo del capullo familiar. “Los chamos tienen que conocer la importancia de votar. Pero hacerlo con conciencia y de manera responsable”, dice Costa. También se empecinan en que es necesaria la formación de interesados por la vida pública. “Muchachos que sean capaces de aportar al debate común y moldeen la crítica”, remató Eusebio.

“En los años electorales los partidos toman más fuerza en la dirección del país y, cuando termina el proceso, se abre un vacío… casi imposible de llenar. Ese hueco lo llenamos nosotros. El mensaje es claro: hay que cambiar las cosas, colmarnos de fuerza y mostrar energías”, sostiene Leandro.

cita2

Después de la fecha de corte del Registro Electoral, se avienen al llamado del sufragio. “Estamos presentes con el papel de incentivar el voto. Buscar la manera de ayudar y llevar a los nuevos electores a las urnas. Confiamos y estamos abocados al deber ciudadano. A oír su voz. Velaremos ante la arbitrariedad del proceso el 6 de diciembre y exigiremos claridad ante el Consejo Nacional Electoral”, jura Carlos Guzmán.

La articulación de bachilleres junto a la gestión de Voto Joven es el fin próximo. Más de 250 colegios de los cinco municipios de la Zona Metropolitana de Caracas, Hatillo, Chacao, Baruta y, por supuesto, Libertador, se han logrado articular… unir. Están al día en la agenda parlamentaria. “En épocas donde el abatimiento y desconsuelo gobiernan, los líderes estudiantiles somos un factor fundamental en volver a motivar al venezolano a participar ciudadanamente, sobre todo este año ante las elecciones parlamentarias”, recalca —aunque peque de machacón— Guzmán, de la Universidad Santa María.

Allons enfants de la patrie

Trabajan y viven bajo la premisa de ideales fundidos en respeto y tolerancia. La conversación se vuelca al tema de los derechos humanos y presos políticos. Cada universidad valora la forma de protesta ya sea a través de la denuncia, saliendo a la calle para inflar músculos en la sociedad civil o haciendo propaganda personal para motivar a aquellos que no se sienten parte del proceso.

cita1

“La tarea es formarnos como ciudadanos. Las diferencias de nuestras gestiones son muy buenas porque nutren el debate y lo complementan”, recalca Valerio. A pesar de las protestas de 2014, las huelgas de hambre, los abatidos del 12F, el encarcelamiento de Leopoldo López, Daniel Ceballos, y Simonovis en su momento, quedarse callado no sirve.