El PSUV confía en continuar su dominio sobre Caracas

Dos disidentes y tres opositores le disputan su feudo al Partido Socialista Unido de Venezuela. La candidata del partido de gobierno, hasta ahora, es la única con suficientes recursos para forrar la ciudad con pendones. Ni Primero Justicia, ni Acción Democrática o Voluntad Popular postularon a algún candidato para hacerse con la administración de la capital del país y asiento de los poderes públicos

El PSUV confía en continuar su dominio sobre Caracas

Caracas es la joya de la corona, y el Partido Socialista Unido de Venezuela confía en que se mantenga bajo su dominio. Desde el año 2000 el municipio Libertador ha sido gobernado por representantes del oficialismo: primero por Freddy Bernal, en dos períodos consecutivos entre 2000 y 2008; y luego por Jorge Rodríguez, también en dos períodos, desde 2008 hasta noviembre de 2017, cuando se separó del cargo para asumir el Ministerio de Comunicación e Información.

Libertador es el municipio más antiguo de los que componen el área metropolitana de Caracas, es la capital de la República, asiento de los poderes Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral y Ciudadano; centro de la actividad económica del país y es la cuarta entidad más poblada de Venezuela con 1.943.901 habitantes, de acuerdo con el Censo realizado en 2011. Pero así como concentra poder, también concentra problemas.

Basura, ausencia de una planta de transferencia de desechos sólidos adecuada, calles llenas de huecos, redes viales y de servicios que no se han ampliado en años, inseguridad, y un transporte público desordenado y cada vez más escaso. Seis candidatos se “pelean” para hacer frente a estos problemas: Erika Farías, Manuel Isidro Molina, Maribel Castillo, Nicmer Evans, Oscar Arnal y Eduardo Samán. Compiten por los votos de 1.657.160 electores inscritos para sufragar en el municipio.

Libertador tiene otra peculiaridad: comparte superficie con el Distrito Capital, una entidad federal especial creada en 1999 que, desde 2009, cuenta con la figura de un Jefe de Gobierno designado por el Presidente de la República; y además forma parte del distrito metropolitano, junto a los municipios Baruta, El Hatillo, Sucre y Chacao del estado Miranda.

A continuación, el perfil de los candidatos que se disputan esta joya:

Erika Farías, malabarista de cargos

Libertador-Erika-Farias

Jorge Rodríguez anunció a su delfina desde el propio Consejo Nacional Electoral. “La candidata para la Alcaldía del Municipio Bolivariano Libertador es nuestra hermana, Erika Farías”, la ungió el 1° de noviembre. En ese entonces, ya compartía funciones como ministra para el Despacho de la Presidencia (designada el 21 de septiembre de 2017) y miembro de la asamblea nacional constituyente.

A Farías tampoco le son ajenas las obligaciones de elección popular. Ganó la Gobernación del estado Cojedes en 2012 con 75.383 votos (63,43% del total), pero se separó de sus funciones en 2016, antes de completar el período –por ese mismo estado ya había sido electa diputada en octubre de 2010. El 1° de octubre de 2016, en una cadena de radio y televisión, el presidente Nicolás Maduro la designó por segunda vez como ministra de las Comunas y Movimientos Sociales. Se reintegró así al gabinete del Ejecutivo del que formó parte por primera vez en 2005, cuando fue designada viceministra de producción del Ministerio de Vivienda y Hábitat; al año siguiente la nombraron titular en el Ministerio de Alimentación. Cargo que ocupó hasta 2007, cuando el presidente Hugo Chávez la puso al frente del Ministerio de la Secretaría de la Presidencia hasta 2008.

Ha tenido una alta rotación en el Ejecutivo. Entre 2008 y 2009 estuvo en el extinto Ministerio para la Participación y Protección Social, que luego se integró al Ministerio de las Comunas y Movimientos Sociales. A principios de enero de 2017 sumó a la lista de ministerios que ha dirigido el de Agricultura Urbana.

Farías ha tenido un rol esencial en la captación de adeptos para el PSUV, en especial como dirigente nacional del Frente Francisco de Miranda, una organización fundada el 29 de junio de 2003 en La Habana, Cuba, por Hugo Chávez y Fidel Castro, “creado ante la necesidad que tenía la Revolución venezolana de tener en la población actores sociales sólidos y efervescentes… Es una organización política disciplinada, antiimperialista, dinámica y organizada; fundamental en la lucha por erradicar la pobreza en todas sus manifestaciones y por alcanzar la igualdad social en Venezuela”, describe la prensa del PSUV.

Erika del Valle Farías Peña nació el 30 de octubre de 1972. Según la página web de Jorge Rodríguez, es egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, sin especificar en qué –en algunos portales se dice que es Licenciada en Filosofía. En esta elección no solo la apoya el PSUV, llegará con el respaldo del movimiento Tupamaro (su candidato original era Oswaldo Rivero, conductor de Zurda Conducta, conocido como “cabeza e’ mango”), Podemos, UPV (partido de la difunta Lina Ron), ORA, NCR, MEP (que en principio apoyaba a Eduardo Samán) y Alianza Cambio.

Desde que comenzó la campaña, el rostro sonriente de Farías es el único entre los candidatos que aparece en afiches colgados en la capital. También se ha dejado retratar con empleados de la Corporación de Servicios Municipales Libertador y Corpocapital pintando brocales, pues se puso al frente de un programa llamado Plan Por Amor a Caracas, sin embargo no está claro de dónde obtiene los recursos o cuál es su competencia para encargarse de estas gestiones, cuando aún no ha sido electa. También se le ha visto ofreciendo “camiones de contingencia” como una alternativa para “aligerar” la escasez de transporte en la ciudad. Problemas que atribuye a la “guerra económica”. De resto, no ha mostrado otras propuestas para atender los problemas de Libertador.

“Hemos visto el deterioro que por culpa de la guerra económica y quizá por culpa de alguna inconsecuencia, del burocratismo y la falta de voluntad, hoy, Caracas está padeciendo un conjunto problemas que vamos a resolver en revolución, con nuestro gobierno, con nuestro presidente”, dijo durante el lanzamiento de su campaña.

Farías fue sancionada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos “por organizar y ayudar a crear el proceso para la asamblea nacional constituyente y por tomar parte en acciones antidemocráticas”.

Maribel Castillo, con la vista en Jorge Rodríguez

Libertador-Maribel-Castillo

 

Conoce el municipio Libertador porque fue concejal entre 2005 y 2013. Es administradora y diputada suplente de la Asamblea Nacional (AN). Inscribió su candidatura respaldada por los partidos Avanzada Progresista (AP) y el MAS. Su pasado político la ubica en el chavismo, hasta la separación de Podemos en el año 2007 junto a Ismael García. Ahora es, informalmente, la abanderada de la Unidad en esa jurisdicción capitalina.

Su campaña ha consistido en desacreditar la gestión del ahora ministro de Información. “El estado de desidia y negligencia de Jorge Rodríguez quien abandonó su responsabilidad y dejó acéfala a Caracas, se observa por todas partes; la ciudad no tiene alcalde, el alcalde huyó; ahora los caraqueños no tienen transporte, la inseguridad campea por todas partes, las calles están llenas de huecos, esto es un verdadero desastre”, manifestó durante un recorrido por La Pastora y Catia. Y en una entrevista en Vivo Play dijo: “Jorge Rodríguez es el principal culpable del caos en que se convirtió Caracas, por eso no permitiremos que la ciudad siga en manos de irresponsables que solo utilizan la alcaldía como caja chica”.

De resultar electa tiene entre sus prioridades solucionar “el problema de la recolección de la basura. Activaremos los mecanismos para mejorar la seguridad y taparemos los huecos que tienen azotados a los conductores”. En su caminata por la parroquia Sucre subrayó que cuenta con un equipo multidisciplinario de profesionales, especializados en la planificación urbana, que tendrían diseñado un programa de acción para el rescate de Caracas en los primeros cien días de gestión, en las áreas más urgentes.

Denunció que mientras «la gente pasa hambre y la candidata del gobierno derrocha miles de millones en 12 mil pendones que cuestan de 300 mil a 500 mil bolívares cada uno. La alcaldía de Caracas es la caja chica del PSUV»

Castillo es la coordinadora municipal de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Sobre la posibilidad de juramentarse ante la ANC dijo en una rueda de prensa: “Principalmente me juramento ante la Cámara Municipal».

Para crear su plan de gobierno está invitando a los caraqueños a que le escriban al correo contactoconmaribelcastillo@gmail.com con los problemas de su comunidad y sus ideas.

Eduardo Samán, el invisible

Libertador-Eduardo-Saman

Es el gran ausente del tarjetón electoral, aunque su candidatura la apoyan dos partidos políticos: el PCV y el PPT, ambos del Gran Polo Patriótico; y fue aceptada por el CNE.

“Soy radical”, se describe en su perfil de Twitter. Eduardo Samán es farmacéutico, profesor y fue miembro del Partido Socialista Unido de Venezuela hasta julio de 2017. Se separó de la organización justo antes de las elecciones de la ANC. Sin embargo, en el acto para presentar su candidatura, en la sede del PCV, dijo que no le hará oposición el gobierno de Maduro. «Todo lo contrario: vamos a llegar para trabajar, para resolver los graves problemas de Caracas, que no hay forma de resolverlos individualmente».

Para hacerlo habilitó la página web, www.unsamanparacaracas.org, en la que invita a los ciudadanos a hacer sus propuestas para la Alcaldía de Libertador y presenta el Plan Radical de Acción Municipal, construido por los vecinos del municipio y que será de “obligatorio cumplimiento” para su gestión, de resultar electo. Su objetivo es ir “hacia una ciudad más humana que solucione las necesidades de sus habitantes, donde convivir pueda ser placentero, donde lo humano vaya por delante de todo lo demás, sin más límites que nuestros sueños y acuerdos”.

Conseguirlo no le resultará fácil, después de haber formado parte del gobierno de Chávez como director del Servicio Autónomo Nacional de Normalización, Calidad, Metrología y Reglamentos Técnicos (Sencamer) en 2006; director del Instituto para la Defensa y Educación del Consumidor (Indecu, y luego Indepabis) en 2008; y como ministro de Comercio en 2009 -cuando inauguró las luego quebradas Areperas Socialistas-, parece haber caído en desgracia con la revolución. El Movimiento Electoral del Pueblo (MEP) fue el primer partido que apoyó su candidatura, pero la retiró «por presiones que me imagino yo de una mano peluda», declaró Samán en el programa de Vladimir Villegas en Unión Radio. Ahora por un “tecnicismo” del CNE, que se negó a sustituir la boleta, «la gente va a votar por mí, pero no voy a aparecer en el tarjetón. En cambio van a aparecer todos los candidatos que están, con sus nombres, menos el mío», dijo. Por el PCV aparece el nombre de Adela Zerpa; y por el PPT el de Rafael Uzcátegui.

“No hay justificación para que yo no pueda salir reflejado en la tarjeta del PPT y el PCV que están dentro del tarjetón electoral. Nos están grabando las llamadas telefónicas, realizan simulacros para confundir a los ciudadanos diciéndoles que yo no voy a los comicios y por las redes sociales, publican que yo renuncie a la campaña, ahora más que nunca vamos a vencer, no nos rendimos luchamos y vencemos», declaró Samán en la sede del PPT el 27 de noviembre.

Nicmer Evans, con el nombre al revés

Libertador-Nicmer-Evans

Nicmer Evans es la personificación del llamado “chavismo crítico”. El politólogo se lanzó como candidato a la Alcaldía del municipio Libertador apoyado por el partido Nueva Visión para mi País (Nuvipa). Sin embargo, en el tarjetón del CNE no lo identifican como aparece en su cédula de identidad –resultado de combinar los nombres de sus padres: Nicolás y María–, sino como Evans Nicmer.

Conoce bien el funcionamiento de la Alcaldía de Libertador. Ese fue su primer empleo tras egresar de la Universidad Central de Venezuela. Allí se desempeñó como director de Planificación de las Redes Sociales de Prevención, estuvo como adjunto en la Dirección de Recursos Humanos; y fue director de Gestión Comunicacional en el Instituto Municipal de Deporte y Recreación (Imdere).

Según la biografía publicada en su página web, fue el “ideólogo y planificador de la tesis de la economía informal a la economía popular y el rescate de los espacios públicos que logró el despeje y recuperación del Bulevard de Sabana Grande”.

Su programa de gobierno se plantea como objetivos, entre otros: conformar una red ciudadana de solidaridad humanitaria, crear un plan contra la deserción estudiantil de la educación básica, desarrollar un plan contra la corrupción, rescate de los espacios públicos, atender a la población en condición de riesgo, la reducción de un 10% anual del tráfico, porte y uso ilegal de armas de fuego en el municipio; impulsar una política de manejo integral de desechos sólidos, impulsar el deporte, fomentar una política de turismo urbano sustentable, mejorar la vialidad, optimizar el funcionamiento de los módulos de atención primaria en salud, y desarrollar un programa de atención inmediata a la violencia de género. De todo. Además, inició un proceso de “consulta y construcción participativa” del programa de gobierno.

“Sabemos que vamos en condiciones adversas porque el sistema electoral está parcializado, pero las batallas se dan con las acciones y de pie. Mi campaña será una protesta contra el sistema electoral y contra la condición de miseria que vive la gente. Mi campaña será un nuevo llamado de esperanza y movilización pacífica contra el autoriarismo”, reseñó su agencia informativa Punto de Corte, al dar a conocer la información de su postulación.

Evans fue parte del MVR y, luego, del PSUV. Rompió con el gobierno en 2013, antes de las elecciones presidenciales donde resultó electo Nicolás Maduro, en un documento que llamó “Sumas que no suman, Carta abierta a Nicolás Maduro”. Aunque su nombre suele asociarse al de Marea Socialista, una corriente política de izquierda que originalmente formaba parte del PSUV, se retiró de este movimiento a principios de julio de 2017, “producto de algunas diferencias con la dirección nacional” y creó el Movimiento por la Democracia y la Inclusión.

Aclara que es cristiano no practicante y que es la primera vez que Nuvipa –partido cuyos “principios fundamentales están basados en los enseñados por Jesucristo y que aparecen expresados claramente en la Biblia”–  tiene candidatos que no son evangélicos.

En una entrevista ofrecida a Contrapunto declaró que de tener que juramentarse ante la ANC, lo haría llevando la Constitución del 1999: “Soy un candidato para la defensa de la Constitución de 1999, y si tengo que ir a juramentar ante esa ANC írrita e ilegítima voy a ir con la Constitución en la mano y juraré sobre ella, no ante la ANC, y no voy a desaprovechar la oportunidad de ir a la ANC y decirles lo que pienso de ella”.

Manuel Isidro Molina, periodista con aspiraciones

Libertador-Manuel-Isidro-Molina

Manuel Isidro Molina no tiene una entrada en Wikipedia; pero en cambio su nombre sí aparece insistentemente en las páginas de búsqueda de Google. No para decir quién es, sino para mostrar sus columnas en el semanario La Razón. Molina es egresado de Comunicación Social en la Universidad Central de Venezuela, es especialista en Ciencias Políticas por la Universidad Simón Bolívar y ha sido secretario de organización del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), presidente del Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y diputado al Congreso de la República por el Distrito Federal (hoy Distrito Capital). Esas son sus credenciales.

Se define como “un caraqueño nacido en Valera”, ciudad trujillana en la que vio por primera vez la luz un 17 de abril de 1950; y donde vivió poco, pues arribó a la capital a los dos años de edad.

A la alcaldía se postula con la tarjeta de Unidad Política Popular 89 (UPP 89), pero también cuenta con el respaldo de Marea Socialista (MS), Movimiento Popular Alternativo (MPA), Movimiento de Mepistas Auténticos (MMA) e Iniciativa Venezuela 2020 (IV 2020), que no tienen tarjetas. Su estrategia para ganar es aprovechar el “potencial de inconformidad”, resultado de “la violencia política, la corrupción, la delincuencia asesina y el caos capitalino”. Escribe en su blog El Confesionario que “esa inconformidad puede convertirse en mayoría social y electoral en el Municipio Bolivariano Libertador, con capacidad cierta de derrotar democráticamente a Érika/Psuv y sus titiriteros gobierneros”.

Su programa de gestión municipal incluye: promover la redistribución del poder municipal para garantizar la participación ciudadana; procurar el abordaje de los problemas a nivel metropolitano; la auditoría pública y ciudadana de la gestión municipal; participación de consejos comunales, asociaciones de vecinos, ONG, gremios y sectores culturales, estudiantiles y comunicacionales en la formulación de propuestas de inversión y adopción de políticas públicas; coordinación interinstitucional y vecinal de una nueva política de seguridad ciudadana, “será reestructurada y saneada la Policía de Caracas”; mejorar el transporte público, circulación y desplazamiento de personas; un programa de modernización y reestructuración del sistema de recolección, disposición y tratamiento de desechos sólidos; entre otros puntos.

“Nuestro compromiso de acción municipal está asociado a una visión estratégica superadora, enaltecedora, decente y eficiente”, ha escrito. Y agrega: “Los problemas de Caracas son de todos, y su solución nos compromete a todos”.

Dijo a Crónica.Uno que sí se juramentaría ante la ANC “porque esa es la condición restrictiva que hay en este momento por el abuso de poder del Gobierno. Uno se debe a quien lo elige”.

Oscar Arnal quiere dividir Libertador

Libertador-Oscar-Arnal

Es un convencido de que si la oposición gana en Libertador asegura el triunfo en la Presidencia para 2018; así que confía en que el descontento con la gestión de Jorge Rodríguez y el PSUV se traslade a las urnas.

“A pocas semanas de las elecciones regionales hay que concentrarse en que el pueblo salga a votar. Un triunfo abrumador de la oposición se convertiría en una especie de knockdown contra del gobierno”, explica en una de sus columnas. “Si ganamos la alcaldía de Libertador, el año que viene ganamos la presidencia”, concluye.

Oscar Arnal es abogado, tiene un máster en Gerencia Política en Washington, una especialidad en Derecho a la Integración en la Universidad de Salamanca, y es profesor de Derecho Constitucional en la UCV y la UCAB. Escribe una columna en El Universal y en otras publicaciones digitales. No es la primera vez que aspira a una alcaldía, antes lo intentó por Chacao. Esta vez se postula con el respaldo de Copei. Sus publicaciones dan cuenta de que comparte los valores cristianos del partido verde.

“Quiero ser alcalde de Caracas para servir a mi comunidad. Para darlo todo en la resolución de los problemas. Para rescatar a Caracas de la inmundicia, la desidia, el caos y la inseguridad. Para poner orden, en medio de este gran desconcierto. Para luchar por el cambio”, escribió.

Su plan de gobierno tiene como punto central la descentralización; por lo que su meta es dividir la entidad en 10 municipios autónomos y mancomunados. “Es inconcebible que el municipio Libertador, con más de 4 millones de habitantes, sea gobernado por una sola persona, mientras que hay países más pequeños que Libertador que tienen un gobierno mucho más descentralizado”, declaró a El Universal. Se trata de un plan que ha estado en boca de varios desde hace décadas, gestado en ProCatia y luego abanderado, entre otros, por Antonio Ecarri en 2010.

Otra de sus propuestas es la de privatizar el servicio de recolección de desechos en Caracas. “La concepción marxista acabó con el nivel de vida de la población. ¡Ya basta!”, lanza al afirmar que su opción es la única que no proviene de la misma exquierda socialista que condujo al país por los derroteros del hambre.

Calcula que en el municipio se producen unas 3 toneladas de basura diarias, y la recolección de basura se ha paralizado hasta por cinco días consecutivos o más en algunas zonas. “Esto ha llevado a unos 200 vertederos ilegales en el municipio, donde la población coloca sus desechos para sacarlos de sus calles”, declaró en una rueda de prensa. También plantea programas de reciclaje y limpieza de vertederos.

Sobre una eventual juramentación ante la ANC dijo a Fedecámaras radio: “De ser electo alcalde, yo lideraría un movimiento para que ninguno de los alcaldes de la oposición se vaya a juramentar”, luego añadió que se debería tomar una decisión colectiva.